PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
SOCIEDAD
OTROS ARTÍCULOS
Al mal de la banalidad
Por Eduardo Müller
El fascismo y las sectas
Por María Cristina Oleaga
El orden de las cosas
Por Jorge Besso
 
Paradigma borderline - De la afánisis al ataque de pánico - Yago Franco
 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
LIBROS Por el color del trigo El cine y la poesía argentina El cine y la poesía argentina Más allá del malestar. Yago Franco
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
Caravaggio, c. 1609. David con la cabeza de Goliat
Caravaggio, c. 1609. David con la cabeza de Goliat 1960.
Imagen obtenida de: https://es.wikipedia.org/wiki/David_con_la_cabeza_de_Goliat
Adenda, 30 de octubre, 2018: Tristeza nao tem fin
Por María Cristina Oleaga
mcoleaga@elpsicoanalítico.com.ar
 

Después del ballotage los balances se multiplican. Es mucha la desazón y la tristeza, la rabia y la impotencia, cuando se comprueba que eso ha sucedido: el fascismo ha entrado a Brasil por la puerta de las urnas. Las evaluaciones de los sectores progresistas son las que expresan más sorpresa. ¿Cómo se puede dar la espalda a un dirigente como Lula para votar a un energúmeno como Bolsonaro?


He escuchado a los que acentúan el poder de los medios -en poder de la derecha- así como el alcance de las redes sociales -manejadas como eje de campaña electoral- y a los que destacan el avance de la antipolítica, entendida como caída de la credibilidad en partidos tradicionales. Por momentos, prima la sorpresa, como cuando Atilio Borón relata sus diálogos con población de clase baja. Ellos se quejan de los efectos de la corrupción, a los que atribuyen que lo que el PT les ha dado no pasó de ser una limosna. “Fingiendo ser un distraído turista que ignoraba los asuntos políticos del país pregunté qué tenía de especial este próximo domingo. Respuesta: “Mañana Brasil elige si será gobernado por un gigante o por un ladrón”. Varios me aclararon: el gigante es Bolsonaro, y Haddad es el ladrón. Y va a ganar el gigante, aseguraron todos. ¿Y qué va hacer el gigante?, le pregunté a otra. “Va a hacer la revolución que Brasil necesita”, me respondió sin titubear. “¿La revolución?”, pregunté fingiendo sorpresa e incredulidad. “Si”, me dijo. “Una revolución para acabar con bandidos y ladrones. El gigante se encargará de limpiar este país”.(1) ¿Acaso podemos simplemente atribuirles ignorancia? ¿Mala disposición? ¿Falta de agradecimiento? ¿No hay autocrítica? ¿Ni siquiera una pregunta acerca del bajísimo nivel cultural que ha llevado a la población a una comprensión tan sesgada como para que selle su futuro apostando a una propuesta fascista? Hemos hablado del odio que surge a partir del malestar social. Precisemos, como paradigmáticas, algunas de las actuaciones del PT que fueron condición necesaria para el aumento de ese malestar y el consiguiente resultado de las elecciones. Hubo revueltas no escuchadas en 2013, así como negligencia frente a la crisis económica de 2015. La estrategia petista fue siempre, como rasgo fundamental del populismo, la aspiración a la conciliación de clases. Este rasgo los empujó a buscar sólo aquellas medidas bien toleradas por las clases dominantes. Esta política unidireccional favoreció a la burguesía y a sectores del propio PT que se engancharon en propuestas de corrupción. En este panorama, no llama la atención que los menos favorecidos sintieran que recibían limosnas. Ese reparto fue así. Además, el PT, en clásica maniobra bonapartista, coqueteó con la derecha, las iglesias y todos los sectores que supuso poder conquistar. Al abrigo de la crisis, todo empeoró con Dilma. EL descrédito y las malas condiciones abrieron un espacio, oportunidad que la derecha no podía desperdiciar. Ni siquiera fue capaz, el PT, de llevar adelante un proceso de evaluación histórica y de juzgamiento de la dictadura militar. Hasta eso dejó intacto. El populismo, en esta etapa del capitalismo, es un sin salida.


Podemos poner todo el acento en la maniobra imperialista continental o en la maldad sin fin de los capitalistas o en la mala voluntad de los desagradecidos o en la ignorancia de los pueblos o en …y mucho más. Sin embargo, si falta el análisis -pendiente- de la historia y la crítica al imposible anhelo del populismo de salvar al capitalismo de su creciente descomposición, quedamos inermes para revertir algo de este nuevo fracaso que, una vez más, fortalece a las fuerzas más oscuras.


Notas


(1) Brazil: La previa dl "gran día" (por Atilio Boron)


 
Compartir
subir
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina -
TE: 5411 4864.6890 |
contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 |
Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño:
tangodesign