PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
El oeste rosarino
Por Carlos del Frade


Trump: bajos instintos
Por Yago Franco


¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
El juicio de La Perla en el Tribunal Oral Federal 1 de CÓrdoba Parte II (ver Parte I)
“Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura” (*)
Por Laureano Barrera
laureanobarrera@gmail.com
 

Declaró hoy (Julio 2015) Luis Alberto Quijano, el hijo del represor Luis Cayetano Quijano. No testimonió contra su padre, porque el Código Penal impide hacerlo en contra de un familiar directo. Pero sí contó sobre los delitos que vio o supo a través de su progenitor y de sus cómplices. “Ellos eran los dueños de la vida, la seguridad y de los bienes de la gente”, dijo. “Estoy más liviano, lo único que dije es la verdad”, dijo a Infojus Noticias, al salir de la sala de audiencias. La fiscalía y las querellas coinciden en que fue otra víctima de su padre.

Luis Alberto Quijano se sacó hoy de encima una mochila que llevó durante cuarenta años: declaró en el juicio de La Perla sobre los delitos que vio, percibió o supo de boca de su padre, Luis Cayetano Quijano, y de los principales represores del terrorismo de Estado en Córdoba. “Estoy más liviano, lo único que dije es la verdad”, dijo a Infojus Noticias al salir de la sala de audiencias, donde recibió las felicitaciones de amigos, periodistas y público que siguieron su testimonio. “Fue un testimonio importantísimo, vital desde el valor probatorio”, consideró Claudio Oroz, uno de los abogados querellantes. La jornada terminó con el testimonio de dos familiares de desaparecidos, Patricia Noemí Cortes y Estela Carreño.

Durante su largo relato de más de tres horas –cuarto intermedio incluido-, Quijano fue desgranando de su memoria muchas de las vivencias ya publicadas esta semana en Infojus Noticias. Por ejemplo, su trabajo en el Destacamento de Inteligencia 141, destruyendo información que era robada por la patota que lideraba su padre –muerto hace dos meses- en los operativos de secuestro. “No se podían quemar porque era demasiada cantidad, ni tirar a la basura porque había muchos DNI, partidas, títulos universitarios, fotografías”, dijo Quijano. Con la ayuda de un conscripto, que era camarero, acarreaban bolsas muy grandes con la documentación que destruían en máquinas de picar papeles.

-Ellos eran los dueños de la vida, la seguridad y de los bienes de la gente-dijo el hijo del represor.
-¿Qué pasaba con los bienes?- preguntó la querella.

-Se los apropiaban y decían que era botín de guerra. Yo en ese momento creía que debía ser así, pero ahora me doy cuenta que era latrocinio, ni más ni menos.

El testimonio de Quijano fue pedido por la querella de Oroz y la fiscalía federal de Córdoba, que encabeza Facundo Trotta. Ya había declarado el 29 de febrero de 2012 en la etapa de instrucción, ante la fiscal Graciela López de Filoñuk, pero en aquél momento narró también los crímenes de su padre, un criterio que hoy descartó el tribunal: por la prohibición del Código Penal de declarar en contra de un familiar directo, debió circunscribirlo a los hechos en los que podía contar sin involucrarlo, aunque sí pudo nombrar a sus cómplices.

Oroz le pidió a Quijano que enumerara a los hombres que cumplían en el destacamento tareas administrativas y operativas: “Los administrativos eran el teniente coronel Oscar Bolacini, a quien yo le decía tío, el suboficial mayor Aguila, del cual dependía, el oficial mayor (Hermes) Rodríguez, al que le decían el ‘Salame’” ejemplificó. Después nombró a quienes salían a secuestrar y torturar: “Jorge ‘Sordo’ Acosta, Héctor Vergés que yo lo conozco como Trinyti, ‘Luisito’ Manzanelli, Quequeque (José Hugo Herrera), (Arnaldo José) ‘Chuby’ López, Texas (Elpidio Rosario Tejeda), (Saúl) el ‘Nnegrito’ Pereyra, el Yanqui (Ricardo Luján), Dietrich (sin sobrenombre), ‘Fogonazo’ (Ricardo Lardone), Yáñez, un operador de Comunicaciones”.

-Pero del grupo OP3, mi padre era el más operativo –aclaró.

-Olvídese de la presencia de su padre- le pidió el presidente del jurado.

-Yo tengo que decir la verdad de cómo me enteré- se defendió.

Más tarde, el propio Quijano quiso explicar su dificultad para ignorarlo. “No puedo declarar en contra de mi progenitor, pero en varias ocasiones mi padre me amenazó con una arma, y yo fui obligado a hacer todo esto. ¿Qué pasa con la hija que fue violada por su padre? Lo puede denunciar”. El presidente Jaime Díaz Gavier le dijo que podía hablarlos en cualquier ámbito. Y le aclaró: “Pero no en este”.

La fiscalía y las querellas coinciden en la idea de que fue otra víctima de su padre. “Respetamos la decisión del tribunal, pero no la compartimos. El artículo habla de preservar la unidad familiar, que en este caso no existe. Están peleados desde hace años. Además, el padre de Quijano murió hace dos meses, y ese vínculo que se supone que hay que preservar ya no existe”, dijo a Infojus Noticias la fiscal federal de Villa María, María Virginia Miguel Carmona.


Los operativos

Cuando sonaban las radios Motorola de los represores avisando que en la tortura alguien había develado un contacto, una dirección, salían varios Taunus con los “operativos” del Destacamento. A veces lo llevaban a Quijano hijo, con sólo quince años, para que custodiara los autos.

“Una mañana fuimos a un edificio del barrio La Cañada. Se llevaron a un pibe tabicado, y sacaron un paquete de armas de un cantero. Después supe de una persona de 16 años, que según lo que me contaron, cuando lo empezaron a interrogar dijo ‘yo trabajo para el ERP’. El destino de ese chico no lo conozco, no sé si lo mataron o desapareció”, dijo. A los tres o cuatro días, la directora del colegio Dean Funes –una monja laica- al que asistía Quijano, pidió una foto carnet de cada alumno. “Con eso armaron un álbum y lo mandaron al Destacamento. Entre las fotos estaba yo”.

También contó asesinatos de soldados que –dijo- se sufrieron mucho en el Destacamento. Daniel Righetti, un tal “Roperito”, y Elpidio Tejeda, alias “Texas”.

-¿Hubo represalias por esas muertes?- preguntó una abogada de la querella.

-Creo que sí. Sobre todo cuando lo mataron a Texas.

-¿Cuál fue esa respuesta?

-La respuesta fue “el pozo”: sacaban gente de La Perla en camiones de la Brigada, los obligaban a hacer un pozo, los fusilaban y los enterraban.


Careo denegado

Como ya publicó Infojus Noticias, Quijano repitió las cuatro veces en que su padre lo llevó a La Perla. Hoy volvió a recordarlas. “Yo entré a un hall. Y ahí ví. Ví la sala que llamaban la Cuadra. Ví colchones en los que se veía gente atada en la espalda y en las manos, con vendas en los ojos y boca abajo, algunos tapados con mantas y otro desatados, y en silencio”.

-¿Los que mencionó como agentes operativos, torturaban?- preguntó un abogado.

-Todos participaban. Había un camastro de metal, y el cable negativo daba a la cama y le daban 220 directo. No usaban nada para disminuir el voltaje. Yo escuchaba en casetes con grabaciones de tortura que me daba mi padre, y eran algo terrible.

La revelación generó un silencio. “Los llevaba en el bolsillo, y lamentablemente lo había naturalizado”, agregó.

-¿Qué escuchaba en esas cintas, nombres?- le repreguntaron.

-Escuchaba la pregunta, y a alguien gritando, llorando y llorando, y la pregunta y la repregunta. Los golpes, los aies, los gritos de la gente. Era bastante espeluznante.

Osvaldo Viola, el abogado defensor de Ernesto “Nabo” Barreiro –aquél que amagó a revelar dónde se habían sepultado los cadáveres-, buscó desacreditar el relato: pidió que se gestione el legajo de Quijano a Gendarmería –estuvo en la fuerza desde 1983 hasta 1995-, y se haga un careo con su defendido. “Entiendo que es pertinente. Está bien que era menor de edad, pero a los fines de evaluar una contradicción con lo que él dice y su legajo”, dijo Viola.

La fiscalía y las querellas se opusieron. “El testigo era menor de edad, además de víctima. Por otra parte, el legajo que solicita no pertenece a esta causa, y no tiene utilidad porque no investigamos a Quijano”, dijo la fiscal Miguel Carmona. “¿Cómo tuvo acceso al legajo el imputado, si sólo lo puede ver Quijano?”, se preguntó a su vez el abogado Oroz. Viola se defendió: “Aunque no lo ví, creo que le dieron la baja por cuestiones psiquiátricas”, dijo, aunque se oyó muy poco convincente.

El Tribunal Oral Federal 1 de Córdoba finalmente negó el planteo: “La baja de la fuerza fue en 1995, posterior a los hechos que relata el testigo, así que no importan los motivos. Por otro lado, las diferencias entre las declaraciones de Barreiro y de Quijano serán materia de análisis de este tribunal cuando falle”, dijo Díaz Gavier. Quijano ofreció a someterse a cualquier examen psicológico, y pidió agregar algo. El juez lo autorizó.

-¿Quién tiene más problemas psicológicos? ¿Yo, o quienes están acusados de torturas, desapariciones, secuestros y violaciones?



[*] Publicado originalmente en Infojus Noticias, Agencia Nacional de noticias jurídicas, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Argentina. El gobierno de Mauricio Macri ha hecho borrar miles de archivos y ha anunciado la baja de esta publicación. Los que publicaremos en este boletín y en próximos se han salvado hasta el momento de ser borrados. Más información.

 


Compartir


subir
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - TE: 5411 4864.6890 | contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN en trámite | Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño: tangodesign