PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
El Psicoanálisis y los debates sobre la despenalización del aborto
Por María Cristina Oleaga

La manzana rodeada
Por María Cristina Oleaga

Santiago Maldonado. Multiplicar las Preguntas
Por Diego Singer

¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade

Trump: bajos instintos
Por Yago Franco

¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
Paradigma borderline - De la afánisis al ataque de pánico - Yago Franco
 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
LIBROS Por el color del trigo El cine y la poesía argentina El cine y la poesía argentina Más allá del malestar. Yago Franco
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
Gelman y “El emperrado corazón amora”
Presos del 60
Por Mario Buchbinder
mario@buchbinder.com.ar
 

Compartimos tiempos de cárcel con Juan Gelman en el 63. Él en la cárcel de Devoto.

Habitábamos detrás de las rejas, en los pabellones, con Ernesto Giudice, José Luis Mangheri, Norberto Vilar, junto con muchos otros en la cárcel de Río Bamba. Ese edificio, antigua cárcel de mujeres, es ahora un terreno que se usa como garaje, está rodeado por los mismos edificios que lo rodeaban en aquella época.

Éramos presos de una de las dictaduras que asolaron la historia argentina. No éramos inocentes sino luchadores jóvenes por la libertad y la justicia. Quizás fuéramos inocentes ante el milagro de la verdad y la enunciación.

En los últimos años imaginé un encuentro de él con Jacques Ancet en Bs. As. Jacques un poeta francés contemporáneo y traductor, entre otros autores de la lengua española, de Juan.

Creía que aparte de la cárcel me hermanaba con Juan, con Jacques, con Gamoneda y con Valente algo relacionado con la poesía meditativa. En mi imaginación estaba el poder encontrarlo no tanto para hablar de la cárcel sino de la poesía.

Como es sabido Gelman nunca dejó a un costado sus ideales, pero él no aceptaba que denominaran como política su poesía. Sí, siempre estaba transformando su escritura y no quería que la encasillaran. Por ello mismo, y en relación a la poesía creo yo que no lo quería enrolar en una corriente dentro de la poesía.  

Hace unos años quise fundar una agrupación que denominaba: “Presos del 60”, en la que Juan podría participar. Pero la crudeza de los acontecimientos del 70, dejaron en el olvido esa agrupación que nunca llegó a constituirse.

Seguí dialogando con él a través de sus libros y con algunos de sus amigos. Muchos de nosotros lo seguiremos haciendo.

En el 62 ya había publicado varios de sus textos entre ellos “Gotán”. De 1965 es “Cólera buey”. En  el poema Sí, escribe: “celebrando su máquina/el emperrado corazón amora/como si no le dieran de través/de atrás adelante en su porfía”.

Qué impactante encontrar el segundo verso que 45 años más tarde da título a su nuevo libro: “El emperrado corazón amora” y el cuarto que le da el título al poemario: “de atrásalente en su porfía” de 2007/2008.

No es extraño que un poeta reescriba sus propios textos y los de otros. De San Juan de la Cruz incorpora en el libro “Mundar” en el poema “Hilos”: “El hilo calla y sigue con/el alma que le quieren atar./ Es el alma que le quieren atar/y / como amado en su amada desata/ aires, aguas ardores/ que no se pueden apagar.”

Ese hilo que Gelman fue tejiendo en sus años de poeta, aunque se apaguen, no se pueden apagar.

Juancito como le decían sus queridos amigos sigue tejiendo y desatando almas junto con sus compañeros, como en ese 63 lejano en la Cárcel de Devoto y en la de la calle Río Bamba 542.


 
Compartir
subir
 
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - TE: 5411 4864.6890 | contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 | Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño: tangodesign