PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade


Trump: bajos instintos
Por Yago Franco


¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
La intimidad como mercancía (*)
Por Yago Franco
yagofranco@elpsicoanalitico.com.ar
 

Una referencia obligada del programa televisivo Gran Hermano es la novela 1984 de George Orwell, en la cual se describe un estado totalitario. Gran hermano es un ser hiperpresente, que todo lo ve y sabe acerca de los ciudadanos ya que necesita controlar sus pensamientos y sentimientos, para lo cual participa de un dispositivo de poder en el cual hasta se determina qué palabras se pueden decir y qué palabras deben ser censuradas, se inventan guerras y se altera la Historia para manipular el presente y el futuro. De este modo el poder termina adueñándose de la subjetividad de las personas, teniendo como objetivo que los sujetos lleguen a amar a Gran Hermano. Se instala así la paradoja de amar a quien los domina, a quien se ha adueñado de ellos. La hiperpresencia de Gran Hermano tiene entre sus consecuencias el imposibilitar la intimidad: la misma es abolida a lo largo del relato. Algo que es la piedra de toque del programa televisivo. No sabemos si los participantes del programa conocen la novela de Orwell.

Si el parentesco con la novela –no es el único- es la pérdida de la intimidad,  por otra parte esto en el programa es voluntario, aceptando que la intimidad sea apropiada por las cámaras de Gran Hermano. Al mismo tiempo el programa participa, refuerza y replica la pérdida generalizada de la intimidad que se produce en nuestras sociedades. En éste se hacen públicas la sexualidad, el amor, la agresividad, la competencia, etc., despertando y satisfaciendo impulsos muy presentes en el ser humano.

Decía que algo que forma parte del modo de ser de las sociedades actuales es la pérdida de la intimidad: alcanza con recorrer Facebook para comprobarlo.
Un extremo de la exhibición y por lo tanto de la desaparición de la intimidad ha sido en los últimos días el del suicidio de una joven francesa que ésta decidió transmitir en vivo y en directo a través de la red social Periscope, arrojándose al metro en Paris. Si Gran Hermano propone compartir con el público la vida en directo de un grupo de personas, la joven francesa decidió que los espectadores participaran de su muerte en directo. Anticipó lo que iba a realizar y hubo intentos de convencerla de que se detuviera, pero los hubo también de aliento para que siguiera adelante con lo que había prometido. Había quienes no querían perderse el “espectáculo”.

Tanto en la novela como en el programa televisivo –aunque por distintas razones, como lo son la amenaza en la primera y la promesa de una premiación en el segundo- los sujetos deben satisfacer los pedidos de Gran Hermano. En el programa esto se hace recurriendo a cuestionables maniobras y ardides: sacarse de encima a otros como sea, armar conspiraciones, traicionar, armar escándalos, etc., para así llegar al objetivo de obtener fama y dinero. En ese sentido, el programa Gran Hermano propone a los que participan un intercambio: son premiados a cambio de que pierdan su intimidad y compitan desplazando a otros sin medir los medios utilizados. Los participantes, en realidad, venden su intimidad y son invitados/compelidos a abandonar principios éticos. Ahora bien ¿Pero no es esto acaso algo en sintonía con la época? Me refiero a que es de buen tono cierta pérdida de la intimidad y el ser exitoso sin medir medios ni consecuencias.

Entiendo que el programa muestra tendencias actuantes en nuestra sociedad, modos de ser de los sujetos, de los lazos entre ellos, valores, modelos y objetivos predominantes. Se ofrece así como modelo/reflejo de la vida real, individual y grupal, incluyendo como algo normal –por ejemplo- el hecho de poder ser excluido. Es un show de la vida real.

Finalmente: Gran Hermano es una empresa para la cual trabaja un grupo de personas que conviven y compiten, vendiendo su intimidad como mercancía … y también los espectadores que creen “participar” y son una parte más del engranaje. El que gana es el empresario-Gran Hermano-un empresario de dudosa ética, ya que ha sido denunciado ante la justicia por haber hecho participar a personas vulnerables psíquicamente tanto a la exposición mediática como al encierro-, gracias al trabajo de participantes y espectadores. Tras una ilusión de libertad y felicidad -para los televidentes por participar en la votación y decidir, para los participantes directos por el premio en dinero y la fama mediática- podemos observar una suerte de 1984 perfeccionado. Este Gran Hermano no necesita de la violencia y la amenaza para imponerse y conseguir obediencia y sumisión. Y lo más importante: consigue algo central en la novela de Orwell: no ser cuestionado, y ser amado. Esto lleva a pensar en nuestra sociedad actual, sus ocultos mecanismos de dominación y control de los ciudadanos y el papel de los medios masivos de comunicación para lograr este cometido.


[*] Publicado originalmente en www.telam.com.ar


 
Compartir
 
subir
 
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - TE: 5411 4864.6890 | contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 | Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño: tangodesign