PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
El Psicoanálisis y los debates sobre la despenalización del aborto
Por María Cristina Oleaga

La manzana rodeada
Por María Cristina Oleaga

Santiago Maldonado. Multiplicar las Preguntas
Por Diego Singer

¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade

Trump: bajos instintos
Por Yago Franco

¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
Paradigma borderline - De la afánisis al ataque de pánico - Yago Franco
 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
LIBROS Por el color del trigo El cine y la poesía argentina El cine y la poesía argentina Más allá del malestar. Yago Franco
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
El nacionalismo al palo
Por Hernán López Echagüe *
silenzi@adinet.com.uy
 

En todo esta maquinaria de salsa malvinera que el gobierno echó a andar, hay mucho énfasis, mucha retórica, mucha apelación a sentimientos oscuros con el propósito de conmover, de crear en la opinión pública la necesidad casi imperiosa de entregarse a debatir, pensar, cavilar y, por sobre todas las cosas, gastar tiempo y energía en asuntos menores y de ese modo eludir los mayores. O, como mejor lo dijo Juan José Saer, con el ánimo de excitarla al baile con "la melodía con la que más frecuentemente se la incita a bailar: el nacionalismo". Una música de mierda que sólo puede desparramar más mierda. Lo sabemos.
Los medios de comunicación, de uno y otro lado, porque ya hemos visto que existe el uno y el otro lado, ejecutan la partitura. Los oficialistas, porque su patria está en juego; los opositores, porque su patria también está en juego. ¿Qué patria? Una sinfonía nacionalista que hace a un lado cuestiones un poco más sustantivas, como, por caso, el tema de la minería a cielo abierto. O la represión a los locos que se oponen a la entrega de los bienes naturales. ¿De qué patria me hablan? ¿Qué diablos es la patria para los unos y los otros? Una papilla de cosas. Y, en el medio, hay muchos otros que no mencionan la bendita palabra patria cada dos minutos y al menos se enojan y exigen y pelean por conservar el lugar en el que han nacido. Quien sabe, poraí, defienden su infancia. Que, quizá, es la mejor definición de patria que he escuchado o leído. Todos los exiliados durante la dictadura que resolvimos regresar a la Argentina, no lo hicimos por un sentimiento de compromiso con uno u otro gobierno. Lo hicimos porque acá nos criamos, acá jugamos a las escondidas, a la payana, al elástico, al fútbol en la calle; acá jugamos, de manera muy seria, como suele hacerlo cualquier pibe, a cambiar el mundo. Un juego jodido, desde luego, porque en eso nos iba la vida y el definitivo chau a la rayuela.
Samuel Johnson decía que la patria, en tanto que abstracción, es el último refugio del sinvergüenza. Y sí, lo es. Lo sabemos. Videla hablaba de la patria, rezaba por la patria, ordenaba secuestros, torturas y asesinatos en nombre de la patria.
El día 28 de junio de 1976, el nuncio apostólico Pío Laghi visitó a las tropas acantonadas en la región de Concepción, provincia de Tucumán, y pronunció un breve discurso: "El país tiene una ideología tradicional, y cuando alguien pretende imponer otro ideario diferente y extraño la Nación reacciona como un organismo con anticuerpos frente a los gérmenes, generándose así la violencia. Pero nunca la violencia es justa y tampoco la justicia tiene que ser violenta; sin embargo, en ciertas situaciones, la autodefensa exige tomar determinadas actitudes, y en este caso habrá que respetar el derecho hasta donde se pueda (...) Los soldados cumplen con el deber prioritario de amar a Dios y a la patria que está en peligro (...) Hay invasión de ideas que ponen en peligro los valores fundamentales. Esto provoca una situación de emergencia y en esas circunstancias es aplicable el pensamiento de Santo Tomás de Aquino, que enseña que en tales casos el amor a la patria se equipara al amor a Dios".

Ahora, una vez más, nos quieren hacer creer que la patria es un lugar puro e inequívoco al que todos pertenecemos, y al que todos debemos defender y honrar por la sencilla razón de haber nacido en una porción de tierra que ha sido delimitada a fuerza de guerras, entregas y negocios. Y que esa patria está en peligro. Continúo preguntándome qué patria y qué cuernos es la patria. Mi patria no es la patria de Videla, pero entiendo y acepto que él tenga la suya. Mi patria no es la patria de Cristina Kirchner, pero entiendo y acepto que ella tenga la suya. Mi patria tampoco es la de mis hijos, pero entiendo y acepto y celebro que ellos tengan la suya. El sentimiento de patria, de pertenencia, de raíces, de recuerdos, de formación y dichas y desdichas, es asunto de la esfera privada de las personas. 

El cultivo del nacionalismo en la opinión pública a partir de una determinada reivindicación, aunque a primera vista suene justa, es por completo nocivo. Crea y aviva un sentimiento que con el correr del tiempo no será pasible de conducción, de moderación. El nacionalismo se dispara hacia todas partes en el momento menos pensado. No hay nacionalismo, que yo recuerde, que no termine devorándose a los que lo predican. El nacionalismo conduce a la ceguera, a la prepotencia, a la petulancia, y no hace más que convertir al nacionalista rabioso en un tipo que discrimina, persigue, censura, delata y aborrece al otro.
Este falso y oportuno sentimiento malvinero que promueven el gobierno y todos sus medios de comunicación, no está logrando más que resucitar el humus nacionalista que supo sembrar la dictadura en 1982. Amasijo de reacciones, sensaciones y palabras que, por lo visto, nunca nadie nunca consiguió mitigar.
La profesión del amor a la patria, a una patria desprovista de raíces ideológicas o al menos ligeramente bebidas, es una coartada muy ingeniosa para sortear la ausencia de carácter, de temperamento, de compromiso de veras con las cosas que, bueno, lo acepto, quizá, pero muy poquito quizá, tienen en realidad algo de patriótico.
Me voy, una vez más, con Saer:

"Del lugar en que nacemos no brota ningún efluvio telúrico que nos transforme automáticamente en deudores. No hay ni lugar ni acontecimiento predestinados: nuestro nacimiento es pura casualidad. Que de esa casualidad se deduzca un aluvión de deberes me parece perfectamente absurdo".

* Va, como siempre, y por las dudas, una pertinente aclaración al lector:
El autor de este artículo cree oportuno aclarar que no tiene militancia partidaria. Que tanto abatimiento le causan los arrebatos de 6,7,8, El Argentino, Página/12 y Miradas al Sur, como los arrebatos de La Nación, Clarín, Perfil, Noticias y demás. Simplemente pretende contar o decir algo y que no lo encasillen.



 
Compartir
subir
 
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina -
TE: 5411 4864.6890 |
contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 |
Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño:
tangodesign