PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
El Psicoanálisis y los debates sobre la despenalización del aborto
Por María Cristina Oleaga

La manzana rodeada
Por María Cristina Oleaga

Santiago Maldonado. Multiplicar las Preguntas
Por Diego Singer

¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade

Trump: bajos instintos
Por Yago Franco

¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
Paradigma borderline - De la afánisis al ataque de pánico - Yago Franco
 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
LIBROS Por el color del trigo El cine y la poesía argentina El cine y la poesía argentina Más allá del malestar. Yago Franco
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga
mcoleaga@elpsicoanalitico.com.ar
 

La asociación católica (de Argentina) "Pro Vida" presentó -el día 9 de octubre del corriente- un amparo, a través  de  los abogados Jorge Lafferriere y Pedro Andereggen, con el fin de impedir la realización del primer aborto encuadrado dentro de la categoría de no punible a practicarse ese día en la ciudad de Buenos Aires. La  jueza Miriam Rustán de Estrada, a contramano de la decisión de la Corte Suprema sobre este tema, ordenó la suspensión del aborto, y aconsejó la asistencia física y psíquica de la mujer,  embarazada durante su cautiverio como víctima de una red de trata. Su argumento fue: "(...) no es justo procurar el paliativo de una de las víctimas (la madre) suprimiendo la vida de la otra". Añadió que "no es posible reparar un daño generando otro mayor e irreversible". La jueza encuentra una “madre” allí donde había una mujer violada y embarazada contra su voluntad.

Por la tarde, escuché las declaraciones de uno de los abogados quien dijo haber hablado con la mujer, a quien describió "como perdida", y haberla consolado diciéndole que  todo se aclararía cuando ella se encontrara, al término de su embarazo, con su hijito en los brazos. Asimismo, aseguró que le había garantizado ayuda material y espiritual, por parte de la Asociación que representa, para llevar adelante el embarazo, lograr reinserción laboral y  criar al niño. Tanto "hijito" como "niño" parecen ser, para este hombre, categorías aseguradas tanto en su existencia como en su destino futuro. Queda por ver si la anticipación de la existencia de la madre y del niño por parte de una jueza o de un abogado que actúan desde su propia creencia religiosa basta para garantizar la constitución del vínculo materno filial y la aparición de un sujeto.

Son para destacar, asimismo, dos de las consideraciones de la jueza Rustán de Estrada. Sostiene, en primer lugar, que la violación en este caso es una "circunstancia que no parece desprenderse de las noticias salidas en los medios de prensa, que aluden a una mujer víctima de trata de personas".  O sea, la jueza pretende otras pruebas -no sabemos cuáles- para constatar la violación incluso en el caso de una víctima de secuestro y trata de personas que así lo manifiesta y que está decidida a pasar por la difícil experiencia de un aborto. Agrega, en segundo lugar: "Si la madre necesita reparar el trauma sufrido mediante su desvinculación completa del hijo engendrado, podrá hacerlo en cuanto nazca mediante la adopción, pero no puede hacerlo mediante su eliminación de la faz de la tierra". La jueza habla de “madre” y de "hijo", en la misma línea que el abogado, en una clara alusión a un exclusivo vínculo biológico, al estilo de lo que sucede en el reino animal. Quizás considere que la mujer en cuestión, la misma que fue un buen recipiente para la descarga sexual de algún cliente del prostíbulo en el que se la sometió, puede ahora ser -por nueve meses- nuevamente usada como envase para otros.  (En todos los casos las bastardillas son nuestras)

Lo sucedido, los comentarios del abogado, las consideraciones de la jueza en su sentencia, todo alude a una madre y a un niño ya presente allí, a un hijo, y renuevan la discusión acerca de cómo considerar el comienzo de la vida humana  ya que son varias las posiciones al respecto. Todas, sin embargo, hacen girar el asunto en términos de tiempo, fijan el inicio en tal o cual semana de gestación o hacen coincidir ese comienzo con el momento mismo de la concepción.  El Psicoanálisis puede aportar otro punto de vista, descentrado respecto de consideraciones cronológicas, ligado al lugar de amor y de deseo en el que puede o no alojarse el ser por venir, lugar que -tras un complicado movimiento intersubjetivo- permite su humanización.

En este sentido, un hijo puede llegar a tener, y generalmente lo tiene, un lugar muy anterior al momento de su gestación. La madre por venir, en ese caso, lo es en cuanto a su posición y a su deseo, incluso sin que se haya concretado la concepción. Se trata de un espacio que trasciende lo corporal y lo biológico; de un lugar, en primer término, en el Inconsciente femenino y, en algún momento, en su proyecto subjetivo con una pareja.

Se puede hablar mucho acerca de este planteo, se pueden revisar fructíferos aportes de diversas corrientes psicoanalíticas, pero   no es el objetivo de este trabajo desarrollarlos. Apuntamos a incluir, en el debate público alrededor del tema del aborto, un punto de vista acorde a lo que es la radical desnaturalización de la sexualidad y la procreación en los humanos, su trastocamiento  por efecto del lenguaje y la cultura. La madre y el niño, considerados desde esta perspectiva, no están necesariamente allí donde hay una gestación sino que pueden -y es deseable que así sea-  preceder, en tanto representaciones de deseo, al hecho biológico en sí. Las representaciones maternas anticipan, y crean, un niño allí donde todavía no lo hay. Tenemos la contraprueba cuando consideramos casos en los que la patología denuncia el fracaso de esta anticipación. El ser a venir, además, consiente luego en alojarse en ese sitio simbólico que lo antecede.

En el caso que consideramos aquí hubo luego apelación y la Suprema Corte ordenó  al gobierno porteño que proceda con "la práctica con prescindencia de la resolución judicial que suspendió su realización". Sin embargo, nuestro punto de vista sobre la legalización del aborto apunta no sólo a los casos en los que para la ley es claro que no debe ser punible -embarazo producto de violación, peligro de vida para la mujer, etc.- aunque  no implica suponer que el aborto sea un hecho simple o sin consecuencias para la mujer.  El aborto que una mujer decide, considerado desde el  Psicoanálisis, podría pensarse como una respuesta posible, y no punible, por afectar casos en que –por diferentes circunstancias- no se puede constituir ni una madre ni un niño/hijo, casos en los que el dato biológico del embarazo no coincide con las condiciones subjetivas que le otorgarían la dignidad de lo humano.


 
Compartir
 
subir
 
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina -
TE: 5411 4864.6890 |
contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 |
Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño:
tangodesign