PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
El Psicoanálisis y los debates sobre la despenalización del aborto
Por María Cristina Oleaga

La manzana rodeada
Por María Cristina Oleaga

Santiago Maldonado. Multiplicar las Preguntas
Por Diego Singer

¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade

Trump: bajos instintos
Por Yago Franco

¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
Paradigma borderline - De la afánisis al ataque de pánico - Yago Franco
 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
LIBROS Por el color del trigo El cine y la poesía argentina El cine y la poesía argentina Más allá del malestar. Yago Franco
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
Dos potencias se saludan: Paul Mc Cartney en el estadio Centenario de Montevideo
Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez
diegovelazquez@elpsicoanalitico.com.ar
 

Minutos para las 21. Las luces se apagan en el Coloso que fue testigo de la primera final de una Copa del mundo. Y otro número uno hace su aparición: el ex bajista de The Beatles, una de las dos voces líderes de la banda, el compañero autoral de John Lennon, uno de los dos más grandes compositores  de la música popular contemporánea, el Mozart de nuestros días. Mc. Cartney. Paul.

La presentación impecable, la voz intacta, la versatilidad en la interpretación de los instrumentos, la puesta totalmente vigente y fuera de cualquier “circuito de la nostalgia” tan habitual en los conciertos de algunos viejos exitosos de otrora del rock o del pop. Todo esto y el carisma, el front man cada vez más suelto y afiatado, como si aún le quedara algo para progresar. Como si, al decir del Indio Solari: “dios es perfecto, no puede progresar”.

El encuentro con un público muy musical como el uruguayo es un ingrediente más. Hay cierta sorpresa en las 50.000 personas: en los tres o cuatro primeros temas están muy quietos, algo raro en nuestras tierras. Luego, la sed de conciertos grandes en esa plaza inhabitual, hace el resto y la emoción gana. En efecto Mc. Cartney al parecer se decidió por Montevideo en su afán por tocar en ciudades en las que nunca había estado. Todavía le quedan desafíos. Decía Silvia Bleichmar que uno todavía está vivo mientras es capaz de establecer transferencia con algo. 

Pero como esto no es una crítica musical o de espectáculos, sino una reflexión en voz alta con las herramientas que nos da el psicoanálisis, me interesa puntualizar la idea que me tomó por sorpresa, una vez allí en el estadio al que otras veces había ido a ver a “La Celeste”.  Y es ésta: Paul no está tocando estas canciones. Las canciones lo están tocando a él.

Un poco a la manera de Cortázar cuando se pone en la voz del conocido instrumentista que se extraña de lo que está tocando, y de quién es: “esto lo estoy tocando mañana”. Pero ni siquiera es eso. Es algo más.

¿Qué hace que alguien pueda seguir interpretando esas obras que nos cambiaron la vida y el modo de ver el mundo, y que las pueda seguir interpretando de esta manera?

Es un recital que me llenó de preguntas. De algún modo me resultó sobrecogedor. No por la emoción (que no estuvo ausente) ni por la sorpresa que nos embargó en 1993 y en 2010 en Buenos Aires. Sino por ese escenario un tanto lateral a la escena del rock internacional que es Montevideo. Y hasta el cual el bajista se llegó con la idea de pisar escenarios inéditos para sus giras, y entiendo, por una cierta y no exagerada fascinación con Sudamérica.  

Las canciones lo están tocando a él. Estaría demás señalar que las canciones de Los Beatles (y muchas de ellos como solistas) sobrepasan lo técnico y musical. Su potencia y su incidencia en nuestras biografías las hace distintas a todas las obras de su género. Podríamos decir que son portadoras de algo del orden de una verdad, una revelación, algo epifánico pero a la vez indefinible. ¿Y qué puede sucederle a quien las hizo? ¿Entenderá Paul lo que él mismo creó? Creo que allí hay un “Real” que lo excede.  Y se está pasando la vida para metabolizar lo que él mismo hizo, o lo que le vino y le viene de un más allá que está fuera de él (así lo definió alguna vez para explicar cómo compone algunas canciones).

¿Por qué sigue saliendo de gira, eligiendo  Montevideo o  Asunción además de continuar en los grandes escenarios? ¿Por qué la excelencia, exigencia y detallismo en su presentación, en su bajo, en su piano y en su voz? Es que es un hombre de 70 años que – como dijo Ricardo Iorio – “no sabe hacer otra cosa”. ¡Y cómo sabe lo que sabe! Pero ¿lo sabe?

La vida de este hombre de 70 años (69 en el show de Uruguay, 70 desde el 18 de junio), y la forma en que hoy en día interpreta sus obras en un escenario (la instancia que más lo moviliza y conmueve de su trabajo de músico), hace pensar que se encuentra en otro trabajo, interior. El de elaborar (en términos psicoanalíticos) estas canciones cuya potencia aún no comprende, porque nadie podría hacerlo. Es tan fuerte lo que creó, sobrepasa tanto a un simple humano, que no alcanza una vida para comprenderlo, para comprenderse. Por eso, a las canciones no las toca. Ellas lo eligen a él. They play with him, en sus dos sentidos. Juegan con él y lo tocan a él.

Lejos de las vacilaciones con las que en la década del 90 encaró este “regreso a Los Beatles”, explicando por qué sí o por qué no tocaba en vivo tal o cual tema, hoy Paul se deja llevar. Let it be: toca lo que le gusta, aquello en lo que cree, lo que lo divierte, lo que lo muestra como el mejor bajista imaginable y el mejor “lead vocal” del rock. Y eso hace a un vivo mucho más interesante que hace 15 o 20 años. Parece que sí: Dios puede progresar.

Sólo porque nuevamente se está dejando elegir por la magia. Y porque las canciones lo están tocando a él.   


 
Compartir
 
subir
 
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina -
TE: 5411 4864.6890 |
contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 |
Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño:
tangodesign