PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
El Psicoanálisis y los debates sobre la despenalización del aborto
Por María Cristina Oleaga

La manzana rodeada
Por María Cristina Oleaga

Santiago Maldonado. Multiplicar las Preguntas
Por Diego Singer

¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade

Trump: bajos instintos
Por Yago Franco

¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
Paradigma borderline - De la afánisis al ataque de pánico - Yago Franco
 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
LIBROS Por el color del trigo El cine y la poesía argentina El cine y la poesía argentina Más allá del malestar. Yago Franco
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
Redes y redadas
Por María Cristina Oleaga
mcoleaga@elpsicoanalitico.com.ar
 

“La utopía no es, pues, algo definido de una vez por todas, sino más bien una actitud del pensamiento. La gran oportunidad de la Red consiste precisamente en esta capacidad suya para ser instrumento permanente de elaboración utópica colectiva y compartida, capaz de responder de forma adecuada a un problema en tiempo ‘real’, que es, después de todo, el único tiempo posible para la libertad y para la paz. [1]

Ignazio Licata, Profesor de Física Teórica, resalta -así- la posibilidad que nos ha demostrado poseer la Red. Los últimos beneficiarios, los Indignados de España -gente que contagió luego su efervescencia al resto de Europa- han demostrado una vez más las ventajas de poseer este recurso. Asimismo, sabemos lo que implica la participación de los usuarios en la producción y emisión de noticias, artículos y toda case de intervenciones, como lo muestran sitios como Indymedia, War in Iraq, La Haine y tantos otros proyectos de información alternativa [2].

En el artículo mencionado, Licata traza una diferencia notable entre el ciberespacio y la TV, de la que dice con acierto que es un “atractor de punto fijo que convoca a los usuarios, pasivamente, a una interfaz cognitiva única, que, como mucho, puede ofrecer la posibilidad del rechazo. Es todavía expresión de una forma centralizada de la autoridad y de la autoría, que se difunde hacia los receptores, por otro lado, fragmentados y aislados.”

Ahora bien, ¿es que esa potencia de vinculación y elaboración utópica compartida que atribuimos a la Red puede siempre atravesar las imposiciones del mercado? Sabemos que no. Para ejemplificar resultados bien diferentes sobre los jóvenes tenemos el caso de los Hikikomoris en Japón [3]. Son jóvenes que se recluyen en su habitación, dentro de su casa, no asisten al colegio, permanecen aislados. No tienen amigos, pasan largas horas en la computadora. Se ha atribuido la causa de este fenómeno al “amae” japonés, término de difícil traducción [4] que remite a un sentimiento de dependencia esencial. Creemos que no es la única determinación.

La Red no llega a ellos con la virulencia, con la apertura, que promueve creatividad y autonomía. Estar conectados es una actividad autoerótica más en el aislamiento de los Hikimoris. Se dedican a los juegos de rol y a las series de anime, con o sin contenido pornográfico.

Es cierto que los padres de estos jóvenes toleran esta conducta; se adaptan a ella, por vergüenza tal vez, y les suministran las comodidades necesarias para que vivan de ese modo sin pasar necesidades. Por precisar esa complacencia, los Hikimoris sólo abundan en clases sociales más o menos pudientes.

Se han atribuido orígenes económicos y socio culturales a este fenómeno, aunque el amae sea la razón por la cual haya progresado tanto en Japón. Así, los Hikimoris han proliferado en medio de la crisis económica, el reinado del individualismo capitalista, la competitividad, la desesperanza en cuanto al futuro y el miedo. Todos estos rasgos se dan en medio de una fuerte presión al éxito, razón por la cual el sujeto cada vez siente con mayor peso la exclusión o su mera posibilidad. La distancia con el Ideal es cada vez mayor; el sujeto está amenazado de caer identificado con el lugar de objeto de desecho.

Como vemos, es otro efecto posible, opuesto a la respuesta solidaria autónoma, facilitado también por la Red, la que se convierte en única compañía del sujeto -en este caso- al servicio de la negación y del autoerotismo. Es una verdadera trampa para el sujeto.

Licata también observa el aspecto homogeneizante, mortífero, de la Red, el que conduce al aplanamiento de la subjetividad al pretender borrar las particularidades y los conflictos. Es la versión “droga mental” de la utopía. Dice: “La actual colonización del Ciberespacio avanza, sin embargo, a grandes pasos en una dirección exactamente opuesta, hacia la realización del Imperio Perfecto y Global, un sistema en el que, quien regula los parámetros, promete como bien supremo la satisfacción virtual de las necesidades inmateriales de expansión, no de la conciencia, sino del Ego infinito del usuario-consumidor. Construid vuestro mundo paralelo y olvidaos del real, sustituidlo por una realidad indolora y sin límites. Nadie se dará cuenta de nada, no hay efectos colaterales. De este modo, la utopía se transforma en la más pura y refinada droga mental, la droga total buscada en vano en los laboratorios de química criminal. Paraísos artificiales digitales como simulaciones de la máquina de los deseos. En este escenario, se apunta a la dicotomía real / virtual y se trata de canalizar hacia un colector-lager fantástico los recursos creativos y las necesidades de la gente. La lógica de ‘simpática’ y eficiente tecnología ‘friendly’ de los grandes portales, el caldero ‘espiritual’ de la new-age y el paraíso perverso del pedófilo terminan por constituir así las muchas caras de una misma medalla, la de la nueva ‘normalidad’ virtual, la gran feria de públicas virtudes mediáticas y vicios privados con código de acceso. Según esta visión, naturalmente, la diferencia entre piratería informática, atentado contra el orden constituido y movimiento hacker es prácticamente nula, y de aquí al rechazo de todo aquello que no está regulado por los ordenadores globales hay sólo un pequeño paso. Se trata, en la práctica, de una reproposición del modelo televisivo culturalmente centralizado, pero oportunamente ‘adaptado’ al usuario. Gran parte de la Red es ya hoy inmóvil y pasiva, miembro paralizado y posibilidad perdida.”

Asimismo, la Academia Americana de Pediatría ha comenzado a alertar acerca de una así llamada “depresión Facebook” por los síntomas que detectan los pediatras en niños, preadolescentes y adolescentes que pasan mucho tiempo conectados a las redes sociales [5]. Los chicos afectados sufren acoso de parte de sus compañeros, problemas con su privacidad. Muchos de ellos han practicado sexting (envío de fotos y videos de contenido sexual protagonizados por el remitente) y sufren vergüenza luego de su divulgación masiva por otros. Ya existen, a partir de estos problemas, sitios que ofrecen al usuario ‘desaparecer’ literalmente de las redes sociales [6] y que al acto de hacerlo lo denominan ‘suicidio’.

Es que en los vínculos entre algunos adolescentes prevalece la crueldad y la violencia. Manifestaciones de este tipo se dan también en relaciones presenciales, para no mencionar los casos extremos de violencia mortal entre jóvenes. La Red -nuevamente- es un medio, vehículo para mejores y peores cuestiones. Hay que interrogar las causas socio-culturales que favorecen este tipo de padecimiento en los jóvenes [7].

Para terminar, citaremos a Paula Sibilia: “(…) Gilles Deleuze decía que cada época tiene las verdades que se merece, y que corresponde a los jóvenes la tarea de descubrir “para qué se los usa”. (…) yo diría que el pensamiento de todos estos autores continúa vivo porque ellos incitan al cuestionamiento permanente y estimulan las bellas artes de la sospecha: las verdades deben ser siempre desafiadas, cuestionadas, recreadas y reinventadas. Esta tarea incumbe tanto a la filosofía como a las ciencias y a las artes; de modo que no hay lugar, aquí, ni para la histeria antitecnológica ni para la imbecilidad protecnológica. Solamente de esa manera será posible vislumbrar que no hay nada de “inevitable”, de “natural” ni de “dado” en el mundo que nos rodea, y que por eso mismo es necesario asumir la tarea creativa (y eminentemente política) de definir lo que somos y lo que queremos ser.” [8]

 

Compartir
Notas
 

[1] Ignazio Licata, La utopía y la Red, http://colaboratorio1.wordpress.com/2007/10/09/la-utopia-y-la-red-ignacio-licata/
[2] http://argentina.indymedia.org/
http://iraqwar.mirror-world.ru/home/
http://lahaine.org/
[3] Término acuñado por Tamaki Saito, psicólogo japonés.
[4] Según el psicoanalista japonés Takeo Doi (Anatomía de la Dependencia, 1971), el “amae” es esencial a la cultura japonesa pero puede ser tomado como concepto para entender lo que sucede en otras culturas. Acontece en el lazo materno filial pero puede describir lo que sucede entre adultos, en tanto se apunte a marcar la dependencia.
[5] Clinical Report. The Impact of Social Media on Children, Adolescents and Families, Marzo 2011, http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2011/03/28/peds.2011-0054.full.pdf+html
[6] http://www.suicidemachine.org/
[7] En julio, en El Psicoanalítico número 6, varios artículos abordarán el tema.
[8] Entrevista a Paula Sibilia, http://portal.educ.ar/noticias/entrevistas/paula-sibilia-el-hombre-postor-1.php

subir
 
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina -
TE: 5411 4864.6890 |
contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 |
Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño:
tangodesign