PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
El Psicoanálisis y los debates sobre la despenalización del aborto
Por María Cristina Oleaga

La manzana rodeada
Por María Cristina Oleaga

Santiago Maldonado. Multiplicar las Preguntas
Por Diego Singer

¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade

Trump: bajos instintos
Por Yago Franco

¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
Paradigma borderline - De la afánisis al ataque de pánico - Yago Franco
 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
LIBROS Por el color del trigo El cine y la poesía argentina El cine y la poesía argentina Más allá del malestar. Yago Franco
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán
 

Agencia Pelota de Trapo [1]

Hoy los pibes son la moneda de intercambio en el mercado de la venganza. En Rosario las bandas de narcotraficantes se tiran con adolescentes empapados en nafta, calcinados y acribillados, y “las fuerzas del orden” van de una esquina a otra tapando cuerpos, como si su función fuera cuidar nuestros ojos y no nuestras vidas. Guardianes de las formas que no deben salir a la luz.

Por ejemplo: La cara de la chica de 19 años quemada en un descampado. La que trabajaba en un bunker y una banda contraria se llevó. La bañaron en nafta y le prendieron fuego para marcar con su cuerpo una frontera. O el último gesto del chico de 14 quemado en el barrio Santa Lucía. Uno de los tantos que ahora llaman soldaditos. Apenas dos de los más de 60 menores ejecutados en los diez primeros meses de 2013.

Por ejemplo: Los tres compañeros de 21, 17 y 19 años, militantes sociales de Villa Moreno, asesinados, por uno de esos “errores infalibles” de las mafias, en la madrugada del 1º de enero de 2012. Buscaban a otros pero los encontraron a ellos: Patóm, Jere y El Mono, tres pibes que laburaban en los barrios para sacar a otros pibes de la droga y la niebla.

Por ejemplo: Los 41 muertos de los primeros 43 días del año que corre.
En la tierra del abandono el paco [2] se convirtió en el más eficiente y despiadado selector social. Ya no sólo dinamita infancias. Los que consiguen salvar las suyas las encierran en un bunker donde durante 12 horas y entregan droga, sin que nadie los mire a los ojos, a través de un agujero. Otros, se convierten en soldaditos de una guerra en la que nunca nadie les cubrirá la espalda.

Los capos del negocio, narcos, policías, políticos, cuentan dólares y muertes y hasta se dan el lujo extraño de regalarles comida a los pobres. Cada agujero en la pared les deja de diez mil a veinte mil pesos por día y un soldadito les cuesta tres o cuatro mil por mes, descontada la droga que se llevan encima.

Mientras tanto, nuestros gobernantes, todas las mañanas, hablan de bueyes perdidos y miran la sangre que corre por el cordón de la vereda como si fuera agua sucia. Como si la ausencia del Estado, deliberada y homicida, no hubiese convertido a los narcos en los Reyes Magos de la nueva miseria. Última esperanza de las infancias más cortas del mundo.

Mi padre decía que aunque él dejaba sus zapatillas rotas, algo de pasto y un poco de agua, los reyes siempre pasaban de largo por la puerta del rancho. A él le tocó ser un pibe de la década infame. Demasiado pobre y demasiado lejos. ¿Cómo se hace hoy, para ser un pibe pobre y no caer en las garras de los Reyes Magos?


Compartir
Notas
 

[1] Publicado el 18 de febrero de 2014.
[2] Droga de bajo costo, elaborada con residuos de cocaína y procesada con ácido sulfúrico y querosene. Produce rápido deterioro neurológico, daños cardíacos y pulmonares, entre otras consecuencias fatales.


subir
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina -
TE: 5411 4864.6890 |
contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 |
Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño:
tangodesign