PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
El oeste rosarino
Por Carlos del Frade


Trump: bajos instintos
Por Yago Franco


¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto? (*)
Por Franco “Bifo” Berardi
franberardi@gmail.com
 
“Han hecho una matanza de niños y han culpado a sus progenitores diciendo que los han usado como escudos. No puedo pensar en una infamia más grande (...) los han encerrado herméticamente en un territorio, y han comenzado a asesinarlos con las armas más sofisticadas, carros armados indestructibles, helicópteros futuristas, atravesando el cielo de noche como si fuese de día para impactarlos mejor. Pero 688 palestinos y 4 israelíes muertos no es una victoria sino una derrota para la humanidad entera". Stefano Nahmad, cuya familia fue víctima de las persecuciones nazis.

Soy profesor en una escuela nocturna para trabajadores, en gran parte extranjeros.

Es un perfecto observatorio para entender lo que acontece en el mundo. El año anterior, cuando se acercaba el Día de la Memoria que cada año se celebra en las escuelas, leímos extractos del libro “Si esto es un hombre” de Primo Levi. Habíamos hablado mucho de la cuestión judía y de la historia del pueblo hebreo desde épocas remotas hasta el siglo XX. Y propuse que todos escribieran un texto breve sobre los argumentos que habíamos conversado.

Claude D, un muchacho senegalés de cerca de veinte años, bastante haragán pero dotado de una inteligencia vivaz concluyó su trabajo con estas palabras: “Cada año se hacen ceremonias para recordar el exterminio de los hebreos, pero los judíos no son los únicos que han sufrido violencia. ¿Por qué cada año tenemos que escuchar sus llantos cuando otros pueblos han sido masacrados también y nadie se preocupa?”.

Esta frase me golpeó, y decidí ponerla en discusión a la clase, en la cual además de Claude había cinco italianos, dos marroquíes, un peruano, una brasileña, un somalí, dos chicas rumanas, una ucraniana y dos rusos. La opinión de Claude era la de todos. Pero atención: ninguno ponía en duda la verdad histórica del Holocausto –ni siquiera Yassin- un muchacho marroquí vehemente defensor de la causa Palestina y siempre listo para criticar con dureza a Israel. Todos habían seguido con atención y participación la lectura de las páginas de Primo Levi. Pero todos me preguntaban: ¿por qué no se hacen recordaciones públicas del exterminio de los gitanos, de los pieles roja o del exterminio continuo de los palestinos?

Claude en un cierto punto sacó una pregunta que yo no podía contestar: ¿Por qué nadie ha pensado un día de la Memoria dedicado al holocausto africano? Piensen en las decenas de millones de sus antepasados deportados por los esclavistas negreros, piensen en el daño irreparable que ha producido en la vida de los pueblos del África occidental, y concluyó diciendo algo que a todos les pareció resolutivo (diría casi salomónico): “En el día de la Memoria se recuerda el Holocausto judío porque a través de este sacrificio se recuerdan todos los Holocaustos que sufrieron todos los pueblos del mundo”.

Admito que la palabra “identidad” significa algo, pero no lo creo. Para mí la identidad no se define por la sangre y por la tierra, blut und boden como dicen los románticos germanos, sino por nuestras lecturas, por la formación cultural y por nuestras cambiantes elecciones. Y por eso afirmo ser hebreo. No solo porque siempre he tenido un enorme interés por las cuestiones históricas y filosóficas de la diáspora judía, no sólo porque he leído con pasión a Isaac Bashevis Singer y Abraham JehoshuaGershom ScholemAkiva Orr,  Else Lasker Shule y Daniel Lindenberg, sino sobre todo porque siempre me he identificado profundamente con aquello que define la esencia cultural de la diáspora judaica. En la época moderna los hebreos han sido perseguidos porque eran portadores de la Razón sin pertenencia. Ellos eran los arquetipos del intelectual de la Modernidad. Intelectuales son aquellos que no tienen compromisos por razones de pertenencia sino por razones universales. Los judíos, porque la historia los ha hecho unos apátridas, han tenido un rol fundamental en la construcción de la figura moderna del intelectual, en la formación del Iluminismo y del laicisismo, e incluso en el internacionalismo socialista.

Como escribe Singer en las últimas páginas de su “Meshuggah”: "La libertad de elección es estrictamente individual. Dos personas juntas tienen menos libertad de elección de la que tenía una sola. Las masas no tienen virtualmente ninguna posibilidad de elección”. Por eso soy judío, porque no creo que la libertad esté en la pertenencia sino en la singularidad. Sé bien que en el siglo veinte los judíos fueron empujados por la fuerza de la catástrofe a constituirse como Estado: Estado judío. ¡Es la paradoja de la identificación! Los nazis obligaron a un pueblo que había hecho de la libertad individual el valor supremo a acentuar la identificación, la lógica de la pertenencia y a construir un Estado confesional que contradice las premisas ideológicas características del judaísmo de la diáspora y que éste introdujo en la cultura europea.

En “Historia de Amor y tinieblas” escribe Amos Oz: "Mi tío era un europeo consciente en una época en la que en Europa nadie se sentía todavía europeo excepto los miembros de mi familia y otros judíos como ellos. Todos los otros eran pan-eslavos, pan-germanos o simplemente patriotas lituanos, búlgaros, irlandeses, eslovacos. Los únicos europeos de toda Europa en los años veinte y treinta, eran los judíos. En Yugoslavia estaban los serbios, los croatas, los montenegrinos, pero también allí vivía un puñado de yugoslavos tesoneros, y aún con Stalin estaban los rusos y ucranianos, y uzbecos y chechenos, pero entre todos vivían nuestros hermanos, miembros del pueblo soviético”.

Mi punto de vista sobre la cuestión de Medio Oriente ha estado siempre lejos de la de los nacionalistas árabes. ¿Acaso podría abrazar una visión nutrida de autoritarismo y fascismo? Y hoy ¿podría casarme con el punto de vista del integralismo religioso que invade la rabia de los pueblos árabes y además ha infectado al pueblo palestino no obstante su tradición laica?

Justamente porque no he creído nunca en el principio identitario, no he sostenido jamás con afecto la idea de un Estado palestino. Los palestinos han sido obligados a identificarse nacionalmente por la agresión israelí que a partir de 1948 se ha manifestado de manera brutal con la expulsión física de los habitantes de la ciudad, la expulsión de las familias de sus casas, la expropiación de sus tierras, la destrucción de su cultura y de sus afectos. “Dos pueblos, dos Estados” es una fórmula que instaura una derrota cultural y ética, porque contradice la idea -profundamente hebrea- según la cual no existen pueblos sino individuos que eligen asociarse. Y aún más, contradice el principio según el cual los Estados no pueden ser fundados sobre la identidad, sobre la sangre y sobre la tierra, sino que deben ser fundados sobre la constitución, sobre la voluntad de una mayoría cambiante, esto es, sobre la democracia.

Aun teniendo un interés intenso por el tema en cuestión, ese que la historia judía pasada y reciente propone al pensamiento, no había escrito sobre este tema, ni siquiera cuando ocurrió el sitio de Betlemme, o la masacre de Jenin, o la horrible violencia simbólica realizada por Ariel Sharon en septiembre de 2000, o los bombardeos criminales del verano de 2006 que provocaron en mí la misma rebelión y el mismo horror que los atentados islámicos en Jerusalén o en Netanya, o los homicidios esporádicos de ciudadanos israelíes provocados por el lanzamiento de misiles Qassam.

Nunca había escrito sobre el tema, debo confesarlo, porque tenía miedo. Como tengo miedo ahora: no lo voy a esconder. Miedo de ser acusado de una culpa que considero repugnante: el antisemitismo. Puedo ser acusado de antisemitismo a causa de la convicción, madurada tras la lectura de los textos de Avi Shlaim y de otros cien estudiosos en gran parte judíos, de que el sionismo se ha desarrollado como una monstruosidad política. Y aun con miedo no puedo continuar callando después de lo que ha dicho mi alumno Claude.

Considero al sionismo como la causa de infinitas injusticias y sufrimientos para el pueblo palestino, pero por sobre todo lo considero la causa de un peligro mortal para el pueblo judío. A causa de la violencia sistemática que ha desencadenado en los últimos 60 años la bestia antisemita está resurgiendo y está convirtiéndose en mayoría. Tal vez no en el discurso público, pero sí en el inconsciente colectivo. Ya que no es posible afirmar públicamente que el sionismo es una política equivocada que produce efectos criminales, muchos no lo dicen...pero no pueden impedirles que lo piensen.

Retomo la discusión en torno a las palabras del estudiante Claude y descubro que los otros estudiantes -italianos, marroquíes, rumanos, peruanos- que en sus textos habían tratado la cuestión siguiendo las pautas políticamente correctas, cuando se vieron obligados a profundizar el razonamiento y dejar emerger sus verdaderos sentimientos, terminaron por identificar al sionismo con el pueblo judío y a caminar por la senda que conduce al antisemitismo.

Considerando criminal y arrogante el comportamiento del estado de Israel, que identificándose espontáneamente con el pueblo palestino victimizado, terminaban sin quererlo reactivando el antiguo mecanismo anti-judío. Y es el conformismo que se cultiva en este día lo que está produciendo en el inconsciente colectivo un profundo antisemitismo que no se confiesa ni se expresa. Por eso, creo fundamental liberarse de estas trabas y denunciar el peligro que el sionismo agresivo representa por sobre todas las cosas para el pueblo hebreo. Transformar la cuestión judía en un tabú del cual es imposible hablar sin incurrir en la estigmatización bienpensante sería (y ya lo es) la mejor condición para el florecimiento del antisemitismo.

¿Qué diré a mis alumnos este año sobre el Día de la memoria del Holocausto?

No está más Claude, pero hay otros chicos africanos, y árabes y eslavos a los cuales no podré hablarles de la desmesurada violencia que ha golpeado al pueblo hebreo durante los años 40 sin referirme a la desmesurada violencia que golpea hoy al pueblo palestino. Si callase esto sería un hipócrita porque ellos saben lo que está ocurriendo. ¿Y cómo podré callar la analogía entre el asedio a Gaza y el asedio al Ghetto de Varsovia del cual hablamos hace pocos meses?

Es cierto que los judíos muertos en el Ghetto de Varsovia en 1943 fueron 58.000 mientras que los muertos palestinos fueron unos miles. Pero como dice Woody Allen los récords son datos para ser superados. La lógica que preparó la ghetización de Gaza (que un cardenal católico ha definido como "campo de concentración") ¿no es acaso similar a la que guió aquella ghetización de los judíos de Varsovia? ¿Acaso no fueron los hebreos de Varsovia obligados a compactarse en un espacio reducido que en poco tiempo se convirtió en un formicario? ¿No se les construyó un muro de cemento de 17 Km. de largo y 3 metros de alto exactamente como uno de los que Israel ha construido para recluir a los palestinos? ¿No estaban impedidos los judíos polacos de salir de ahí y había puestos de control militar?

Para justificar su agresión que asesina cotidianamente a niños y mujeres, los dirigentes políticos israelíes denuncian los misiles Qassam que en 8 años han causado 18 muertos (tantos como la aviación israelí mata en media hora). Es verdad: es terrible e inaceptable que el terrorismo de Hamas golpee a la población civil de Israel. Pero ¿acaso esto justifica el exterminio de un pueblo? ¿Justifica el terror indiscriminado, la destrucción de una ciudad? También los judíos de Varsovia usaron pistolas, bombas de mano, botellas molotov y hasta una mitra para oponerse a los invasores. Armas totalmente inadecuadas, como también lo son los cohetes Qassam. Y nadie podría condenar la defensa desesperada de los hebreos de Varsovia.

¿Qué puedo decir, entonces, el Día de la Memoria? Diré que es preciso recordar a todas las víctimas del racismo, del de ayer y del de hoy. ¿Acaso esto puede valerme la acusación de antisemita?

Si alguno lo hace, realmente no me da miedo. Estoy harto de impedirme de hablar y casi de pensar en algo que es cada día más evidente: que el sionismo agresivo, más que haber llevado la guerra y la muerte y la devastación al pueblo palestino, ha traicionado la propia memoria de los judíos al punto que en los cuarteles se han encontrado esvásticas, y de que los ciudadanos israelíes belicistas hayan insultado a los ciudadanos israelíes pacifistas diciéndoles “con ustedes Hitler tendría que haber terminado su tarea”.

Incluso desde el punto de vista del pueblo judío el sionismo agresivo puede ser un peligro mortal. La horrenda carnicería que Israel esta provocando en la Franja de Gaza, tanto como los bombardeos a la población de Beirut unos años atrás, son signos de una demencia suicida. Israel ha ganado las guerras de los últimos 60 años y puede vencer en esta también contra una población desarmada.

Pero la lección que reciben centenares de millones de jóvenes islámicos que ven noche a noche por televisión el exterminio de sus hermanos palestinos está destinada a hacer resurgir el nuevo nazismo.

Israel podrá derrotar militarmente a Hamas. Podrá vencer en esta otra guerra como ha vencido en aquella de 1948 a 1967 y la del 1973. Puede vencer dos, tres, diez guerras. Pero cada victoria amplía el frente de los desesperados, de los aterrorizados que devienen terroristas porque no tienen ninguna alternativa.

Cada victoria profundiza la separación del pueblo hebreo y de los 1200 millones de árabes.

Y como ninguna potencia militar puede mantener eternamente la supremacía de la fuerza, los dirigentes sionistas agresivos deberían saber que más tarde o más temprano el odio acumulado puede dotarse de una fuerza militar superior y desencadenarla sin piedad, tanto como sin piedad se desparrama el odio israelí contra la población indefensa de Gaza.

(*) Publicado el 21-01-2016 en Purochamuyo / Cuadernos de Crisis, en ocasión delos reclamos de la ONU y la tercera Intifada (la de los cuchillos). Fue escrito por Bifo en 2012, y mantiene plena actualidad según el mismo, que autorizó a El Psicoanalítico (del cual forma parte de su Consejo Asesor) para su publicación.



 
Compartir
subir
 
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - TE: 5411 4864.6890 | contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN en trámite | Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño: tangodesign