PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade


Trump: bajos instintos
Por Yago Franco


¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
UTIM
Por Leonel Sicardi
leonelsicardi@elpsicoanalitico.com.ar
 

Salgo a la calle, veo gente con algunos elementos que me llaman la atención, cables alrededor de sus orejas, algunos pasan estos cables por debajo de su camisa y la conexión sigue hasta un bolso o mochila que suelen llevar.
Otros van con unas orejeras gigantes con el consiguiente aro que las conecta, en la época de lo micro, de lo minimalista, de los chips y microchips, estos artefactos gigantes me llenan de asombro. 
También veo a un joven cruzando la calle con sus orejas tapadas y un auto dobla y frena de golpe porque con ese tapa orejas el muchacho no sabe, no escucha lo que pasa afuera. Escuchará un adentro suyo, estará conectado con su yo interior, me pregunto y sigo caminando.

Voy para mi trabajo, me subo a un colectivo, y oh sorpresa, estoy en un mundo paralelo me pregunto, ¿cambió toda la realidad y no me avisaron? Porque acá pasa algo similar a lo que me sucedió en la calle pero aumentado.
Personas rodeadas de cables, algunos muy a la vista atravesando la ropa  y otros que casi no se ven, que llegan hasta sus oídos y los hacen mover los labios, pareciera que hablan solos, mi sensación es que esos cables son pura fachada, que lo que la gente quiere es hablar sola.

Me acerco y escucho voces que monologan: “¿Viste lo que dijo ella?”, “Mañana no la saludo, porque eso me molestó, que se cree”, hablan y hablan, palabras que se entrecruzan y siguen hablándose, se autonomizan de su emisor.
Un hombre joven dice: ”¿Vas a ir para allá?”, “Yo llego a mi casa y en un rato también voy”. Al fondo una mujer grita “Ponele pastina, porque está entrando el agua” y en ese momento la inundación parece inminente.  Otra dice “Si ya le mostré tres departamentos de cuatro ambientes, ¿qué quiere?”. Más allá  parece que alguien perdió algo porque murmura “Cuando lo encuentre, vemos que hacemos” para finalizar con un “Llego a casa y te llamo”.

 

Y yo me pregunto ¿por qué dice “te llamo luego” si estaba hablando en ese momento?, con quiénes hablan o creen que hablan, es laberíntico, no entiendo nada.
¿A quién va dirigido el monólogo? Porque creo que no hay nadie del otro lado de ese cable, auricular o parlante, como sea que se llame.
Me adentro en el colectivo, buscando donde sentarme, y veo a una señora muy formal y arreglada, de cara muy seria, que apenas gesticula con la boca y mirando con más detalle sus movimientos me doy cuenta que lleva un ritmo con sus pies, dos, dos, uno, dos y ahí empiezo a comprender algo que un amigo me dijo: vos no entiendes nada, la gente escucha música cuando va por la calle o en el colectivo, con esos cables que te llaman tanto la atención, escuchan música.
Yo no creo que escuchen música, creo que acá se trata de otra cosa, y me parece que estoy más cerca de descubrirlo.

Dejo de lado mi hipótesis acerca de este mundo robotizado en el que todos van conectados a elementos electrónicos sin mirar al otro, que todo es por esta cultura hipertecnificada,  producto de este capitalismo salvaje….y finalmente creo darme cuenta de que se trata todo esto…
De pronto, veo que un hombre se pasea por el pasillo del colectivo, con los consabidos cables rodeándolo, tiene el cuerpo inclinado hacia delante y los brazos abiertos como alas, parece a punto de volar, agita sus brazos alas y ya no lo veo, debe haber volado, pienso.
Consigo un asiento, el hombre que está sentado junto a mí parece muerto, está a mi lado con la cabeza gacha, replegado sobre sí, inmóvil, no respira, tiene los cables, o sea que intentaron la reanimación con los cables y no hubo caso, está muerto.

Sigo en el vehículo y me enfrento con la verdad: estoy en una Unidad de Terapia Intensiva Móvil y todos mis acompañantes son pacientes, algunos de gravedad.
La señora que se movía rítmicamente tenía Parkinson, ¡cómo no me di cuenta!, y los demás que hablaban y hablaban, deliraban de fiebre en su proceso de tratamiento, ilusionando una vida normal de encuentros y reuniones que por su enfermedad no podrían tener.

El hombre que volaba, era claramente una excitación psicomotriz, no me queda clara su etiología, como dicen los médicos, si es de base física o psíquica, y obviamente nunca podré saberlo, porque a esa altura sólo quería huir de ese vehículo y volver a la locura cotidiana de la calle.
Ya en la calle, aún preso del impacto de tamaña situación, pensé, cuántas dolencias y enfermedades intentaban curar en esta unidad de terapia intensiva.
La próxima vez que salga para el trabajo voy a asegurarme de subir a un colectivo de verdad.

 


Compartir
subir
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - TE: 5411 4864.6890 | contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 | Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño: tangodesign