PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
El Psicoanálisis y los debates sobre la despenalización del aborto
Por María Cristina Oleaga

La manzana rodeada
Por María Cristina Oleaga

Santiago Maldonado. Multiplicar las Preguntas
Por Diego Singer

¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade

Trump: bajos instintos
Por Yago Franco

¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
Paradigma borderline - De la afánisis al ataque de pánico - Yago Franco
 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
LIBROS Por el color del trigo El cine y la poesía argentina El cine y la poesía argentina Más allá del malestar. Yago Franco
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano
Psicoanalista y escritor. Vicepresidente (en representación del Colegio de Psicoanalistas) del Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional de Derechos del Niño (CASACIDN)
oscarsotolano@yahoo.com
 

La banalización del sufrimiento no tiene límites. Hasta el abuso sexual infantil cae bajo su rigurosa lógica. Si de vender se trata, no importa lo que se diga. El packaging importa más que el producto. Claro que cuando el publicista erra, lo peor del producto queda expuesto. Eso ha ocurrido con el producto “Laura Gutman”. Mientras su packaging son  generalidades sobre el papel del amor en la crianza, el producto goza de un seductor empaque, con eficaces cadenas de distribución y venta. Pero, de pronto, el producto muestra su cara y lo que podrían resultar banalidades con llegada a un público ávido de respuestas en el marco de la industria de divulgación masiva pseudopsicológica, desnuda la ignorancia, la ausencia de responsabilidad asumida y el abuso que se puede ejercer desde tanta bonhomía puericultora. Es que la señora Gutman escribe confesándose explícitamente abusadora y abusada, o confesando de hecho que ni idea tiene de lo que habla. ¿Una, la otra, ambas?, no lo sabemos. La primera persona del plural que utiliza puede ser un modo de reconocerse como parte de un grupo o un modo retórico, en este caso poco feliz, de crear complicidad con sus lectores. En los dos casos la pregunta sigue incólume: ¿una, la otra, ambas?

En su texto La sistematización del abuso sexual sobre los niños que ya ha retirado de su página ante las muchas e inmediatas repercusiones críticas que suscitó (claro que, según parece, con aire de ofendida: “No me entendieron” dice en la web que ha dicho) nos da cuenta de su singular teoría de que los abusadores: “Somos” (dice ella en primera persona del plural) personas como casi todos, un poco más hambrientos y un poco más torpes, porque al fin y al cabo lo único que hacemos es tratar de nutrirnos, pero de una manera burda y estúpida”. Vaya…vaya, ¡palabra de especialista!. Uno sospecha que en algún curso o lectura rápida ha escuchado o leído acerca de las fantasías de “devoración” que pueden habitar lo inconsciente o allí nomás ha sacado la conclusión: “Vivimos dentro de un cuerpo de adulto pero tenemos organizadas las emociones como si fuéramos niños hambrientos. ¿Qué nos pasa cuando nos relacionamos con un niño tierno? Lo queremos devorar. ¿Cómo lo devoramos? Lo tocamos. Lo acariciamos. Lo abrazamos, nos frotamos contra él. Le compramos regalos”.

No me detendré en las aclaraciones que ya muchos colegas han hecho acerca de las diferencias entre fantasía y acto, entre la ternura de una caricia o un abrazo y la violencia del abuso sexual, entre los diversos fantasmas inconscientes de la neurosis más o menos universal y la anulación del otro en el acto perverso. Todo lo que Gutman dice es un concentrado de desatinos. Pero todo se agrava cuando postula: “¿Pero cómo vamos a afirmar algo así tan alegremente, sin tomar en cuenta las horribles repercusiones que tiene el abuso sistemático sobre un niño? Por supuesto que las consecuencias son nefastas. Sin embargo es preciso que comprendamos las dinámicas completas con la lógica que las sostiene, si nos interesa abandonar las instancias cotidianas de dominación” Es decir, la señora Gutman justifica sus afirmaciones desde una supuesta intención de confrontar con las instancias cotidianas de la dominación. Claro que  en nombre de esta lucha promueve la banalización del más brutal modo de dominación: el que se ejerce sobre un cuerpo al que se transforma en objeto de goce privado, en una situación de asimetría radical como la que existe entre un niño y un adulto. Y sigue: “Porque rasgarnos las vestiduras proclamando que el abuso sexual es algo horrible e inhumano y que todos los violadores tienen que ir a la cárcel, está muy bien pero no sirve para nada. Miremos de frente la realidad. Mucho más espantoso es el desamparo cotidiano e invisible que vivimos los niños abusados y que nos obliga a arrojarnos al interior de cualquier cueva que encontremos, buscando amor”.

Uno no puede salir de su estupor e inquietud ante tamaño  revoltijo. Se hace difícil decidir si dirigirse a la abusada, lo que implica una cosa, o a la abusadora, que implica otra. Pero  dirigiéndose a ambas, se hace imprescindible insistir en que vincular la subjetividad del abusador al desamparo de la víctima que pudo haber sido no explica ni justifica nada de los abusadores. Los modos en que un abusado reelabora a lo largo de su vida la experiencia pueden ser muy variados. Cuando el camino de ese trauma pudiera ser el de devenir abusador nada tiene que ver con ello el amor si no con la búsqueda compulsiva de hacer sufrir a otro lo que ha sufrido. De amor, nada. El amor es otra cosa. Contrariamente, cuando hay amor la tendencia abusadora se inhibe.

El abuso sexual, siendo una experiencia sexual, no tiene lo sexual en su centro, éste hay que buscarlo en el ejercicio de un poder abusivo. Por eso, si bien no sé si la señora Gutman es una abusadora-abusada que se confiesa con la lógica banalizante que los medios en los que se constituye como experta le exacerba o una persona moralmente impune que desconoce sus responsabilidades en tanto personaje público, que carece de cualquier noción básica de teoría psicoanalítica o psicológica alguna, de derechos humanos y de salud pública y expone su ignorancia sin pudor sostenida por el aparato de banalización que los medios que alojan y reproducen sus ideas y las editoriales que las publican le permiten, de una u otra manera, su posición es de abusadora. Abusa de su mediático prestigio en una época en que las simplificaciones más brutales son la forma segura de ganar clientes. Hay que buscar allí algunas de las instancias cotidianas de dominación más eficaces. En su caso, con nulo sostén teórico o empírico y un collage de consejos dados con prestigio de experto autoengrendado. Por esa vía, tanto el sufrimiento de las víctimas como las luchas por los derechos del niño o de las mujeres cuyas banderas son usurpadas, devienen envoltorio adecuado para vender cualquier cosa.

Las instancias cotidianas de la dominación actuales tienen en la banalización de los sufrimientos, de las palabras y los afectos que los constituyen, de los conceptos que pretenden hacerlos más inteligibles, su principal instrumento. Lo banal circula como un producto de consumo en la góndola de las mercancías.

En esta ocasión, parece que el marketing ha fracasado pero no deberíamos olvidar que el tema no es el empaque si no ese producto que degrada temas sensibles, que minimiza el sufrimiento de los que padecen, que desconoce décadas de investigación y esfuerzos de millares de estudiosos y luchadores serios y anónimos, y que colabora en el empobrecimiento del pensamiento de la sociedad toda.



Compartir
subir
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina -
TE: 5411 4864.6890 |
contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 |
Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño:
tangodesign