PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
El oeste rosarino
Por Carlos del Frade


Trump: bajos instintos
Por Yago Franco


¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
¿Padres?
Por María Cristina Oleaga
mcoleaga@elpsicoanalitico.com.ar
 

“Un proyecto de ley para que padres femicidas pierdan la patria potestad de los hijos que tuvieron con las víctimas será nuevamente presentado en pocos días en el Congreso de la Nación con el objetivo de modificar el Código Penal, y así cambiar un lamentable esquema judicial que tiene a miles de chicos entregados a sus padres homicidas, con quienes son obligados a vivir.” (*)

Se los nombra así -padres- y, para nosotros, psicoanalistas, el modo en el que se nombra no es una cuestión banal. Han asesinado a sus mujeres, a las madres de sus hijos, o -al menos- a las madres de los productos que con ellas tuvieron. Seamos cuidadosos cuando nombramos padre a un sujeto. No nos referimos a la paternidad biológica, la cual se puede confirmar rápidamente con un  estudio de ADN. Se trata de lo que califica a un ser humano para ubicarse en un lugar paternal respecto de un sujeto infantil, o sea en el lugar de ejercer la patria potestad. Podemos abrir un abanico de requisitos, seguros de que no podría ser padre -por ejemplo- el abusador, el que ha usado a su producto como objeto para su goce propio. Sin embargo, la ¿justicia? también lo sobreentiende padre cuando presiona a los niños abusados para que se revinculen con él. Llega incluso a tratar a las madres que defienden a sus hijos como perturbadoras del vínculo padre/hij@, y culmina –en múltiples casos- sacándoles la tenencia y entregando a las víctimas a su victimario, al que –no por casualidad- también nombra padre. Violar a los niñ@s, asesinar a sus madres, no hay un verbo que nombre la perpetración de orfandad. ¿Sería apropiado el neologismo orfanatizar? El lenguaje no alberga semejante acción. Podríamos preguntarnos por qué y, tal vez, relacionarlo con que tampoco tiene un verbo que dé cuenta de la acción de perder un hijo. A diferencia de otros casos –enviudar por ejemplo- no lo hay para los padres/madres en esa situación. No hay, en ninguno de estos casos, un verbo. Es  un sin palabras.

¿Qué decir, entonces, de este caso paradigmático en el que el Sr. José Arce, condenado a prisión perpetua, junto con su madre Elsa Aguilar, por el asesinato de su esposa, Rosana Galliano en el año 2008, conserva -sin embargo- la tenencia de los dos pequeños nacidos de aquella unión? Los niños tenían en ese entonces 3 y 4 años. Desde entonces y hasta hoy -cuando tienen 10 y 11- permanecen junto a los asesinos de su madre. Ambos asesinos fueron beneficiados con la prisión domiciliaria en lo que convendría llamar  un confuso episodio [1].  El hermano de la víctima, Oscar Galliano, refiere que la jueza que firmó el beneficio de prisión domiciliaria para Arce, la Dra. Elena Bárcena, (del Tribunal Oral 1, de Zárate, Campana) dice haber firmado ese beneficio  a pedido de la fiscal Laura Vivas y por un informe médico que decía que Arce se había caído, en el penal, y estaba mareado. Ni la familia ni sus abogados, Roberto Babington y Víctor Stinfale, fueron notificados, lo cual no les dejó lugar a defenderse y apelar. Según la jueza fue un error del que no se percataron.  Por su parte la madre de Arce estuvo desde siempre con los hijos de Rosana ya que por su edad se le otorgó de entrada el beneficio de la prisión domiciliaria. Todo este despropósito, esta conducta criminal para con los niños, debió evitarse mucho antes, desde el momento mismo del crimen, ya que sus abuelos maternos siempre  reclamaron su tenencia y lo siguen haciendo hasta hoy, pero sólo los tienen fin de semana por medio [2].

Rosana hizo 4 denuncias por violencia familiar, entre 2005 y 2007, contra Arce, quien -al momento del crimen- tenía prohibición de acercarse a la casa donde había vivido con ella y los chicos, a quienes podía ver los fines de semana. De hecho, a Rosana la mataron un miércoles y él, transgresor en todo, aún no los había devuelto.  Este varón homicida, condenado ya por la justicia, sigue junto a los hijos de Rosana, quienes mantienen un contacto acotado con la familia materna, no tienen permitido ver a sus tíos, por ejemplo.

Miles de mujeres son asesinadas por sus parejas, muchísimos niñ@s sufren abuso sexual intrafamiliar por parte de adultos violentos que se atribuyen su paternidad y muchísimas familias reclaman -según el caso- la restitución de los hijos de las asesinadas o la prohibición del contacto entre el violador y las víctimas. Esos caminantes de los pasillos de Tribunales no encuentran respuesta a sus reclamos. ¿No constituye, acaso, el hecho mismo de tener que pedir por ley la supresión del privilegio de la patria potestad para los femicidas una prueba cabal del lugar central de la violencia machista en nuestra cultura? ¿No es, en este sentido, equiparable a la lucha por desenmascarar el falso Síndrome de Alienación Parental (SAP) [3] que da sustento a los jueces que fomentan la revinculación entre los violadores y sus víctimas? Violencia asesina hacia las mujeres y violencia sexual hacia los niñ@s -la que les inflinge una suerte de muerte psíquica- son los modos que toma la vacilación de la Ley, incluida la esencial, la de prohibición del incesto, en nuestra descompuesta aunque todavía patriarcal sociedad. 



(*) Polémica por fallos que entregan hijos a padres femicidas

 

Compartir



Notas
 
[1] “Mataron a nuestra hija como a un perro y crían a nuestros nietos”
[2] Desde que José Arce obtuvo prisión domiciliaria, sus hijos conviven con los dos asesinos de su madre
[3] Síndrome de alienación parental, Terapias de revinculación en el contexto del abuso sexual. Primera Parte: Terapia de la amenaza

subir
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - TE: 5411 4864.6890 | contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN en trámite | Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño: tangodesign