PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
Santiago Maldonado. Multiplicar las Preguntas
Por Diego Singer

¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade


Trump: bajos instintos
Por Yago Franco


¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
Paradigma borderline - De la afánisis al ataque de pánico - Yago Franco
 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
Paradojas esclarecedoras del populismo progresista
Por María Cristina Oleaga
mcoleaga@elpsicoanalitico.com.ar
 

Hace poco más de un año escribí una nota para esta sección Último Momento, que llamé Jóvenes. En ella describía una escena, la de jóvenes expulsados del sistema, presa fácil de cualquiera que pudiera alojarlos, incluso de la peor manera, como la del narcotráfico que los contrata como sicarios y, así, les da pertenencia. Contrastaba esa realidad tan cruda con la del Programa Progresar [1], creado en enero 2014, con lo que podía y no podía hacer por ellos. Ahora asistimos al anuncio de lo que el Ejecutivo denomina “ampliación del Programa Progresar”. Las consideraciones que hice respecto de los jóvenes “ni-ni” en la nota mencionada tienen, para mí, todo su valor hoy. Las que corresponden al Programa Progresar también. Aumentar los montos de las asignaciones y ampliar el mapa de donde provienen estos jóvenes puede ser aliviante para algunos, pero no cambia en nada su condición íntima de excluidos, de desamparados. Quedar a la intemperie de la cobertura simbólica es el peor de los desamparos si apostamos a cambios sociales verdaderos.

Quiero referirme, entonces, a la cobertura del progresismo populista, la que deja en pie al Padre -o a la Madre-, al Otro que da porque dice querer nuestro Bien, pero que deja en la oscuridad un detalle: ese Bien concierne a derechos, garantizados por la Constitución, deuda de siempre que no se salda con dádivas.  El progresismo populista, el que ahora nos gobierna, arma un escenario dividido por una falsa oposición entre “ellos” y “nosotros” que apunta a rescatar de su descomposición al actual sistema representativo democrático. El populismo es hoy el arma más eficaz del capitalismo y así fue que logró reubicarse, cual Ave Fénix, luego del bendito cataclismo del 2001/02, durante el cual asomaron las experiencias de la Autonomía, polo definido de cuestionamiento al sistema de representación tradicional.  

Se trató, en aquellas experiencias, de recobrar la consideración de los problemas, la posesión de las calles, el lazo amigable con el vecino, el debate apasionado, la conciencia de ser sujetos que saben que su hacer puede tener consecuencias y que creen posible ser artífices  -por lo tanto-  de los cambios buscados. Este es el verdadero “ellos” que la democracia actual no tolera albergar, pues no puede desplegarse sin desembocar en su cuestionamiento, sin pretender ir por más, en el sentido de tomar en sus manos un destino, no un más de limosnas. Hay construcciones, hoy, que continúan desplegando toda esa potencia. Vale, al respecto, volver sobre los artículos que, en El Psicoanalítico, publica nuestro compañero Germán Ciari, acerca de los movimientos que defienden, en nuestro territorio y en otros, el derecho al agua, a la tierra, a formas libertarias de vida. Recomiendo, especialmente, el ciclo América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo). Se trata de experiencias que desplazan a los participantes, desde un lugar de objetos, y los elevan a la condición de sujetos.

Ayer, al pasar junto a la Casa Rosada, se me dibujó un cuadro que motivó esta nota. En el piso yace descuartizado el monumento a Colón, el que nos fuera obsequiado por la colectividad inmigrante italiana en ocasión del Centenario de la Revolución de Mayo.  Se lo ha destruido para desplazarlo -aunque sea un movimiento dificultoso, casi imposible- y colocar, en su lugar, a Juana Azurduy. El gesto es todo un símbolo: desplazamos victoriosamente al ícono de la conquista sanguinaria que nos esquilmó y entronamos a una luchadora de la liberación. El progresismo populista se mueve con gestos grandilocuentes y luego, entre bambalinas, acuerda de la peor manera con los opresores. Así, le paga con creces a Repsol -a pesar del robo y el envenenamiento que esta empresa ha operado sobre los territorios originarios de los Mapuches, por ejemplo; o regala los recursos a las mineras en la cordillera; o da vía libre al fracking, a pesar de todo lo que se sabe ya de sus peligros; o hace acuerdos perdidosos con los chinos que ponen en jaque una inmensa porción de territorio. Sólo cito una muestra mínima de lo que está sucediendo. Eso sí: decimos NO al Monumento a Colón, aunque para ello destruyamos parte del patrimonio cultural.

Félix Díaz, cacique de la Comunidad Qom La Primavera, acampó cerca de la Rosada en más de una oportunidad, pero no pudo entrar. El progresismo populista no lo reconoce, no lo recibe. Alienta a fervientes y serviles punteros, fomenta la división en el seno de la Comunidad. Pero los Qom tienen clara la diferencia entre el puntero y el compañero que designan para que lleve adelante sus reclamos junto con ellos. Insisten, luchan por lo que consideran su derecho. Lamentablemente, ellos - Pueblos Originarios-, ellos -Qom-, finalmente, reciben el mismo tratamiento que Colón. La verdad asoma en lugares inesperados. ¡Sorprendentes paradojas del progresismo populista!

 

Referencias

 “(…) que nos coloca – no porque lo digamos nosotros, sino porque lo dicen organismos internacionales – a la vanguardia en materia de combate del desempleo juvenil. ¿Y cómo lo combatimos? Permitiéndoles a los chicos estudiar, que es la mejor manera, la mejor herramienta para que puedan avanzar.”
...............................................................................................................................................................................................................................................
“La verdad que además queremos aumentar la cuota para los sectores que ya lo tenían (…) nosotros queríamos más chicos estudiando, más chicos con cobertura (…) Esto es universalizar una política porque ya no solamente queremos que los chicos jóvenes de escasos recursos estudien, queremos que estudien y se preparen todos.
Palabras de la Presidenta de la Argentina en la presentación de la ampliación del programa PROGRESAR 2015
Jueves 12 de Marzo del 2015

 “Yo quiero que todos los jóvenes de mi país, de nuestro país, puedan estudiar. Dios mío, que tengan la suerte de tener un trabajo y educación. Lo que pasa es que sabemos que cada vez va a ser más difícil conseguir trabajo si no tenemos educación. Por eso es necesario seguir teniendo a la educación como uno de los pilares fundantes de este proyecto político.”
...............................................................................................................................................................................................................................................
“(…) quiero preguntarles a todos los argentinos, aún a los que no me quieren, cómo estaban en el 2003 y cómo están ahora. Y les digo que como seguro no nos van a votar y van a votar a cualquier otro, pese a todo lo que ganaron, asegúrense que ese que voten, les pueda seguir dando las mismas cosas que ganaron en estos 12 años.”
Palabras de la Presidenta de Argentina a los militantes, luego de la presentación de la ampliación del programa Progresar 2015
Jueves 12 de Marzo del 2015
(En todos los casos las itálicas son mías)

Cristóbal Colón, víctima de la batalla cultural

YPF, la estatización, los buitres, el antiimperialismo y el verso K

Los perversos versos de la mineria, M. Svampa (Voces de Alerta)

El desierto perpetuo que deja el fracking

Mitos y omisiones de los defensores del fracking

Comunidad Potae Napocna Navogoh (La Primavera)

RESISTENCIA QOM La tierra es nuestra Vida. Comunicación.

 


Compartir
Notas
 
[1] Subsidio otorgado a jóvenes en Argentina: “PROGRESAR es un nuevo derecho que tienen los jóvenes entre los 18 y 24 años que no trabajan, trabajan informalmente o tienen un salario menor al mínimo vital y móvil y su grupo familiar posee iguales condiciones, para iniciar o completar sus estudios en cualquier nivel educativo. Es una prestación económica universal de $ 600 por mes para los jóvenes”. Así dice http://www.seduca.org.ar/plan-proguesar.html (Nota del E.)

subir
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - TE: 5411 4864.6890 | contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 | Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño: tangodesign