PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
El Psicoanálisis y los debates sobre la despenalización del aborto
Por María Cristina Oleaga

La manzana rodeada
Por María Cristina Oleaga

Santiago Maldonado. Multiplicar las Preguntas
Por Diego Singer

¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade

Trump: bajos instintos
Por Yago Franco

¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
Paradigma borderline - De la afánisis al ataque de pánico - Yago Franco
 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
LIBROS Por el color del trigo El cine y la poesía argentina El cine y la poesía argentina Más allá del malestar. Yago Franco
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
Por la banda izquierda
Por Diego Velázquez
diegov915@hotmail.com
 

El texto de Baricco sobre fútbol presenta varias cuestiones a ser pensadas. En primer lugar resulta muy interesante y hasta poética la descripción de las tribulaciones de ese lateral izquierdo, un número 3 rutinario, confinado a una tarea esquemática y sin sorpresas, hasta con una cierta añoranza de esos wines locos tan caros a la literatura sobre el fútbol (y que hoy serían tan caros para transferirlos a Europa). Pero en un momento todo cambia: la barbarización también llega a este mundo idílico y el número 3 parece decir: “no entiendo por qué me complican la vida”. Y Baricco parece decir, como en otros fenómenos que analiza: “es la barbarización, estúpido”.

Ahora bien, más allá de la poética del texto, que realmente produce un efecto de emoción y hasta de reconocimiento en la microscopía de ese jugador desconcertado, hay algo que no termina de despejarse del todo: ¿comprendemos a ese jugador como alguien que porta una de las tantas emociones humanas: el desconcierto, la extrañeza? ¿O por el contrario, Baricco se pone deliberadamente de su lado, diciendo sin decirlo algo así como “no me compliquen la vida, todo tiempo pasado fue mejor”?
A mi entender existe una confusión en el pensamiento sobre el fútbol que aún como confusión o superposición, es superadora de una anterior: de aquella que hace unos 30 o 40 años oponía fútbol a pensamiento o a intelectualidad, esa especie de teoría de un “opio de las masas”, encarada entre nosotros por un Juan José Sebrelli, por ejemplo, y que me parece hoy totalmente insostenible y hasta “demodé”. Esto fue superado por su contrario: prácticamente no hay intelectual que no reconozca la significación del fútbol e incluso que no se aventure en sus meandros. Bienvenidos sean.

Pero la confusión a la que me refería es a mi juicio la siguiente: la falacia que ha pretendido esquematizar un “fútbol de derecha” y un “fútbol de izquierda”, con arbitrariedades tales como considerar al juego más basado en la improvisación y la individualidad como ligado a posturas progresistas y, por el contrario, aquel más basado en lo táctico y la planificación como utilitarista y “de derecha”. Más allá de que el juego en sí no puede ser de derecha o de izquierda (como sí puede serlo la política deportiva), ya que esto sería como pensar que hay una manera “progresista” de jugar al truco; aquella teoría contiene tantas arbitrariedades como cualquiera inversa. Por el ejemplo, que el fútbol basado en la táctica hace gala de la solidaridad y la planificación, conceptos de orden socialista; o que el fútbol basado en la individualidad y la improvisación contiene el concepto liberal de iniciativa privada por sobre el conjunto. Sería una arbitrariedad y una extrapolación tan grande como la primera. Entonces, Baricco nos deja un dejo: ¿qué tiempo añora ese número 3? ¿Uno eterno e inmutable, de una época dorada perdida, donde había una “esencia” del fútbol, que toda innovación en el juego vino a perturbar? ¿Un fútbol ideal que se jugaba en la década del 40? ¿Y entonces por qué no en el 20? ¿Qué cambió del 20 al 40 y luego al 60? Esto me recuerda a aquel texto de la revista El Gráfico de la década del 20 donde un editorialista se quejaba de que ya no se jugaba el fútbol de espíritu amateur del pasado... el pasado de 1901. Entre esto y “se han perdido todos los valores”, sentencia conservadora aplicable a cualquier época y tema, no hay tanta distancia. Estaría de acuerdo con Baricco si la barbarización fuera situada en la simplificación del fútbol por los medios masivos, en su packaging de compactos y goles bajados por celular para hacerlo digerible (ya nadie tolera ver 90 minutos seguidos de nada). Allí sí vemos el proceso post - capitalista invadiendo al noble fútbol. Pero... me pregunto si esta presunción de su texto acerca de la barbarización del fútbol no ha terminado de despejar otro pensamiento conservador: el de que dejen al fútbol como estaba (reitero ¿cómo estaba cuándo?), el de desconfiar de todo cambio en el juego, en definitiva, el de que todo tiempo pasado fue mejor: el apotegma conservador.

 

 
Compartir
subir
 
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina -
TE: 5411 4864.6890 |
contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 |
Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño:
tangodesign