PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
El Psicoanálisis y los debates sobre la despenalización del aborto
Por María Cristina Oleaga

La manzana rodeada
Por María Cristina Oleaga

Santiago Maldonado. Multiplicar las Preguntas
Por Diego Singer

¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade

Trump: bajos instintos
Por Yago Franco

¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
Paradigma borderline - De la afánisis al ataque de pánico - Yago Franco
 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
LIBROS Por el color del trigo El cine y la poesía argentina El cine y la poesía argentina Más allá del malestar. Yago Franco
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
Sobre el rescate de los mineros en Chile
(Entrevista realizada por Radio Nihuil, 13-10-2010, con algunos agregados)
Por Yago Franco
yagofranco@elpsicoanalitico.com.ar
 

Lo primero es pensar en el trauma como categoría de análisis. Que en cada sujeto tiene una particular posibilidad de elaboración. Lo importante en este caso es considerar diversos niveles para su análisis. Individual, grupal, familiar, social. El nivel grupal ha jugado un papel fundamental hasta este momento por lo que sabemos, y lo será al momento de estar fuera de la mina.

Un tema que no puede dejarse de lado es lo mediático que está en juego: ignoramos las consecuencias que va a tener el haber estado todo el tiempo expuestos a las miradas de la población (de todo el mundo), tanto dentro como en el momento del rescate. Esto forma parte de lo que conocemos como sociedad del espectáculo (G. Debord), y hace a una particularidad de esta situación. Es una suerte de tragedia transmitida en vivo y en directo. El nivel de exposición mediática ha sido enorme. No han gozado de la intimidad necesaria para poder hablar con sus respectivas familias y parejas. Eso no sabemos qué consecuencias puede tener, pero sabemos que altera el espacio íntimo y transforma a la subjetividad, ya que estar bajo la mirada de decenas, tal vez cientos, de millones, no es algo gratuito.

Esto a su vez choca con el otro nivel que mencionaba, el social. Porque hay tragedias, catástrofes, traumas sociales, sea por razones naturales como humanas, que para poder ser procesadas por el psiquismo individual, necesitan de elementos que sean provistos por el colectivo social. En Argentina tenemos dos casos opuestos: las víctimas directas del terrorismo de estado han sido acompañadas por la justicia y una cantidad de elementos inclusive artísticos, educativos, etc., que acompañan y dan elementos para la elaboración. Podría decir que toda la generación que fue afectada por el terrorismo estatal – más allá de las víctimas directas – pudieron y pueden beneficiarse de esta cantidad enorme de trabajo social (por supuesto que de una parte de la sociedad, y del Estado mismo) para la elaboración de semejante tragedia. Lo opuesto ha sido lo ocurrido con los combatientes de Malvinas, abandonados a su suerte, con la sociedad dándoles las espaldas. Las consecuencias han sido absolutamente diferentes en ambos casos. Es notable la cantidad de casos de suicidios y enfermedades graves a edades tempranas en el caso de quienes combatieron en Malvinas.

(Respondiendo a una pregunta referida al riesgo de suicidio en el caso de los mineros chilenos) Sería irresponsable dar una respuesta a eso. No hay respuesta posible, una respuesta seria y respetuosa por lo menos. Lo importante va a ser lo que mencionaba recién: el acompañamiento social. En este caso se ha visto hasta presencia de funcionarios gubernamentales. Tal vez, más allá del oportunismo, cumpla alguna función positiva. Pero no sabemos. Pero lo que sí va a ser fundamental, retomando lo anterior, es la realización de las investigaciones, juicios y castigos correspondientes. Eso oficiaría de función amparadora para los sujetos. Poder esclarecer por qué ocurrió lo que ocurrió (es secreto a voces que ha habido negligencia) y que todos los implicados rindan cuentas y sean sometidos a proceso judicial. Este caso se incluye en una larga serie de catástrofes para los mineros de Sudamérica, desde épocas lejanas, quienes han sido explotados largamente y han trabajado en condiciones infrahumanas. Ese sería el costado historizador de la tragedia: no ha sido accidental, sino que se inscribe en un devenir.
Sobre los modos de trabajar en traumas y tragedias, catástrofes, Silvia Bleichmar ha trabajado profusa y profundamente en su libro Psicoanálisis extramuros. Puesta a prueba frente a lo traumático, recientemente editado, y brinda ideas fundamentales para abordar este tipo de situaciones, incluyendo dispositivos de trabajo.

Pero en este caso quiero subrayar la necesidad de restauración que solo puede imponer la justicia. Estas personas han sido víctimas de el accionar empresarial inescrupuloso, no ha sido un accidente. Y no debiera perderse de vista la situación de los familiares, sobre todo la de los niños, que han convivido con el hecho de tener a sus padres atrapados en las profundidades de la mina, aunque hayan estado en contacto con ellos gracias a la tecnología.

 
Compartir
subir
 
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina -
TE: 5411 4864.6890 |
contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 |
Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño:
tangodesign