PUBLICACIÓN DE PSICOANÁLISIS, SOCIEDAD, SUBJETIVIDAD Y ARTE
El Psicoanalítico  
LABERINTOS, ENTRECRUZAMIENTOS Y MAGMAS
Instagramtwiter facebook
 
 
 
ULTIMO MOMENTO
OTROS ARTÍCULOS
Santiago Maldonado. Multiplicar las Preguntas
Por Diego Singer

¿Bajar la edad de imputabilidad?
Por María Cristina Oleaga

El oeste rosarino
Por Carlos del Frade


Trump: bajos instintos
Por Yago Franco


¿El amor no duele?
Por María Cristina Oleaga

Femicidios y sociedad
Por María Cristina Oleaga

Adicción al juego: el consumidor consumido
Por María Cristina Oleaga

Viajes de egresados: ¿Por fin libres?

Por María Cristina Oleaga

"Escuchaba casetes que me daba mi padre con grabaciones de tortura"

Por Laureano Barrera

La intimidad como mercancía
Por Yago Franco

"Llegó con tres heridas"
Por María Cristina Oleaga

¿Qué podré decir a mis alumnos en el día de la memoria por el Holocausto?
Por Franco "Bifo" Berardi

El hijo del torturador volvió a La Perla
Por Laureano Barrera

Celebración de los 70 y su legado
Por Yago Franco

El aseo. Nacimiento de lo íntimo
Por María Cristina Oleaga

¿Padres?
Por María Cristina Oleaga

El psicoanálisis y la época
Por Yago Franco

UTIM
Por Leonel Sicardi

Paradojas esclarecedoras del progresismo populista
Por María Cristina Oleaga

Lo que pasó en Chubut
Por Germán Ciari

Apego, Colecho e Incesto: hacia la mamiferidad
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Laura Gutman. Elogio de la pedofilia y marketing
Por Oscar Sotolano

Elogio de la pedofilia
Por María Cristina Oleaga y Yago Franco

Sobre la Huerta Urbana. Entrevista a Fabiana Naiman
Por María Cristina Oleaga

América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo) -ciclo de 11 documentales-

Mundial de Brasil: palabras en juego
Por Yago Franco

Los pibes que no bailan el chamamé de los gendarmes
Por Carlos Del Frade

Violencias
Por María Cristina Oleaga

La esperanza en medio de las balas
Por Carlos Del Frade

Las garras de los Reyes Magos
Por Miguel A. Semán

Gelman y “El emperrado corazón amora”
Por Mario Buchbinder

Jóvenes
Por María Cristina Oleaga

"No les puedo dar más drogas" Una manifestación de la insignificancia
Por Yago Franco

El agua mala que mató a los bebés mbya
Por Silvana Melo

Divulgación repudio al Sindrome de Alienación Parental
Subcomisión Abuso Sexual Infantil
Coord. Lic. María Cristina Rebollo Paz


DINK
Por María Cristina Oleaga

Límites del Progresismo Cristinista
Por Germán Ciari

Proyectos de ley sobre Trastorno de Espectro Autista
Posición del Foro de Instituciones de Profesionales en Salud Mental

Repudio a la represión macrista en el Borda

Comenzó la temporada 2013
Por Germán Ciari

¿Dónde está la madre? ¿Dónde el niño?
Por María Cristina Oleaga

Las canciones lo están tocando a él
Por Diego Velázquez

La ¿Medea? del country
Por María Cristina Oleaga

El periodismo en la era de la vociferación (III)
Por Hernán López Echagüe

El periodismo en la era de la vociferación (II)
Por Hernán López Echagüe

SIN RETORNO. Una reflexión personal sobre la ley (anti)terrorista
Por Eduardo Grüner

Anteriores:
Navidad tomada
Por Gisela Cardozo

El periodismo en la era de la vociferación (I)
Por Hernán López Echagüe

"La garra de Los Pumas es un mito conservador y clasista" 
Por Diego Velázquez


¿Que pasó en Mendoza?

Por Germán Ciari y Mariana Polti

Soliloquio de un terapeuta
Por Leonel Sicardi


¿Puede morir el psicoanálisis?
Por Yago Franco

A propósito de Grecia. Camino a Epidauro
Por Héctor Freire

 
Paradigma borderline - De la afánisis al ataque de pánico - Yago Franco
 
ESPACIO DE PUBLICIDAD - CONSULTAR
 
Colegio de Psicoanalistas
 
Magma
 
América Latina Piensa (La cuestión del desarrollo)
 
Talleres Hernán López Echagüe
 
La Pecera
 
Para publicitar en El Psicoanalítico
 
 
 
Madrid- Puerta del Sol
De Egipto a España y más allá - Parte II -: la Imaginación y el Poder
Por Yago Franco
yagofranco@elpsicoanalitico.com.ar
 

“Los acampados de la Puerta del Sol han alcanzado por fin un acuerdo de mínimos. Los cuatro puntos aprobados en la asamblea general de ayer por la tarde centran las líneas de debate en la consecución de una reforma electoral que permita “una democracia más representativa y de proporcionalidad real” y el desarrollo de “mecanismos efectivos de participación ciudadana”. También exigen que se luche contra la corrupción y que se aprueben normas para “una total transparencia política”, la separación efectiva de los poderes públicos y “la creación de mecanismos de control ciudadano para la exigencia efectiva de responsabilidad política.
http://www.elperiodico.com/es/noticias/politica/los-indignados-sol-centran-sus-reivindicaciones-minimas-mejora-del-sistema-politico-1020548”

Pero como los festejos futbolísticos son más importantes, lo mismo que la actividad de los comercios de la zona, hoy viernes 27 han sido desalojados a la fuerza… para luego volver a armar el campamento.

En los últimos meses hemos visto diversas sublevaciones que se iniciaron en Egipto, produjeron contagios a países vecinos, y ahora se hacen presentes en Europa, con una cabecera de playa que es España. Los análisis se centralizan en la crisis económica, siendo estas sus consecuencias. Pero esa explicación es parcial: es una explicación que sigue pensando a la economía en el centro (lo capital de una sociedad: eso que conocemos como capitalismo). Sin embargo, las reivindicaciones exceden ampliamente lo económico. Son más profundas, porque son políticas. Y son políticas en el sentido profundo del término: ponen en cuestionamiento las significaciones que ordenan a la sociedad, el sentido sobre el cual esta se asienta, por ende, el Poder. Ese sentido que es soporte del sentido que cada sujeto a su vez teje. No nos detendremos en este punto por ahora. Sólo queremos resaltar la diferencia que existe entre los procedimientos democráticos y un régimen democrático. El día de las elecciones en España, en las calles se luchaba por la implantación de un régimen democrático, mientras se llevaba a cabo el procedimiento democrático de elecciones. Los procedimientos democráticos son vacíos si no están insertos en un régimen democrático.
Pero, ¿qué es un régimen democrático? El mismo se origina en el rechazo de la representación política. En Argentina en 2001/2002 pudimos palpar de cerca el rechazo a la representación, el firme deseo de los sujetos de ir ellos mismos a las instancias de poder, de erigirse ellos mismos en una instancia de poder, tal como fue descripto en la primera parte de este trabajo.
Oportunamente analizaremos de qué se trata la representación, y cuál es su crisis.
Lo que podemos adelantar, es que en la Historia, cada vez que un régimen entra en crisis, suelen activarse mecanismos asamblearios en la sociedad, y se lucha por instituir una democracia directa. Tal era lo que pasaba en la Francia de la Revolución. Y esas asambleas pueden conducir o bien a cambios drásticos en el orden social (tal como ocurrió con la Revolución de los soviets, luego cooptada por una burocracia que hizo que el movimiento fuera conducido a un régimen totalitario) o a embates que dejan tambaleante al poder político, que luego podrá recomponerse (como ocurrió en Argentina); pero en todas partes, en todos los tiempos de la Historia, siempre ha estado presente la tendencia a la autonomía de los colectivos sociales.

Una vez agitado el colectivo social, la “loca de la casa”, la imaginación, se pone en acción. Cuando en el París en 1968 se sostenía “La imaginación al poder”, se decía que la imaginación debía liberarse del control impuesto socialmente (tal como la represión oculta y controla contenidos de la psique), a través de la educación, los medios de comunicación, el poder del Estado, la religión, etc., y lanzarse a la aventura de imaginar otros mundos sociales. Insistimos: no hay un destino garantizado para las revueltas.
Pero, ¿es necesario reiterar lo que Beckett escribiera?: "Lo has intentado. Has fracasado. No importa. Inténtalo de nuevo. Fracasa de nuevo. Fracasa mejor."

En La autonomía es un virus, de Insignificancia y autonomía. Debates a partir de Cornelius Castoriadis, hay algunas citas de éste, sumamente oportunas para ocasiones como la presente:


«En una sociedad autónoma, el colectivo se reapropia del poder. Esto presupone pasión por la democracia, la libertad y los asuntos comunes a todos, ocupando esto el lugar de la distracción, el cinismo, el conformismo y la loca carrera por el consumo».

«Una sociedad autónoma rechaza la categoría de individuos cuyo papel, oficio e interés sea dirigir a los demás. - lo que no significa que no haya dirección

«Jerarquía y democracia se oponen».

«Contenido del socialismo: consiste en autogestión generalizada, democracia directa, igualdad. Sigue siendo pertinente la alternativa socialismo o barbarie, y la revolución es la autonomía en el campo político».

«El precio a pagar por la libertad es la destrucción de lo económico como valor central, y de hecho, único».

«Una sociedad sin Estado, es decir, sin aparato burocrático jerárquicamente organizado, separado de la sociedad y dominándola, es posible, concebible, deseable. Pero una sociedad sin instituciones explícitas de poder es un absurdo, en el cual han caído tanto Marx como el anarquismo.»

«Hay que salir de la envoltura mortífera de la tradición organizacional, no sólo del “centralismo democrático” sino de todo aquello que en las organizaciones tradicionales alimentaba la tendencia a la burocratización y a la jerarquía. Tenemos que inventar nuevos modos de estar juntos, discutir en conjunto y decidir en conjunto dentro de una organización política. Está claro a partir de qué deberíamos poder definir esos modos y qué debe inspirarlos. Pero cuando queremos pasar a la realización chocamos con una patología siempre resurgente de los grupos en la sociedad capitalista contemporánea que demuestra ser muy difícil de superar.»


Continuaremos la semana próxima.

Textos relacionados:

De Egipto a España y más allá - Parte I -: la Autonomía es un virus


Lukánicos, el griego

 
Compartir
subir
 
 
Copyright © 2010 elpsicoanalítico.com.ar | Editores responsables: Yago Franco - Héctor Freire (arte y erotismo) | Humahuaca 3411 1° 9 C1191ABB Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - TE: 5411 4864.6890 | contacto@elpsicoanalitico.com.ar| publicidad@elpsicoanalitico.com.ar | Nº ISSN 2545-8469 | Las opiniones vertidas en los artículos son de responsabilidad exclusiva de sus autores. Se permite la reproducción de los artículos citando la fuente | diseño: tangodesign